Mundo

Ucrania cuenta con apoyo de EU para enfrentarse a "agresores": Yarema

El viceprimer ministro, Vitaly Yarema señaló que cuenta con el respaldo de Estados Unidos “y no nos van a dejar solos con un agresor; el Pentágono anunció que enviará cerca de 600 soldados a Polonia y a los tres estados bálticos para ejercicios de infantería, para tranquilizar a aliados del pacto.
Reuters
23 abril 2014 8:11 Última actualización 23 abril 2014 8:36
Ucrania

El gobierno ucraniano presume el apoyo de los EU por la visita de Joe Biden. (Reuters)

KIEV. El Gobierno de Ucrania afirmó que cuenta con el apoyo de los Estados Unidos para enfrentar a los “agresores”. El viceprimer ministro, Vitaly Yarema dijo que las fuerzas de seguridad están trabajando en la liquidación de grupos armados ilegales en el este de Ucrania.

"Hemos obtenido el respaldo de Estados Unidos y no nos van a dejar solos con un agresor. Esperamos que en caso de una agresión rusa, esta ayuda será más sustanciosa", comentó Yarema.

"Las actividades correspondientes serán realizadas en el futuro próximo y ustedes verán los resultados", anticipó.


Y es que el gobierno ucraniano relanzó el miércoles una operación de seguridad para reprimir a grupos armados prorrusos tras una pausa de Pascua y para lo que cuentan con el respaldo de Estados Unidos.

El Gobierno de Kiev, que llegó al poder después de que el presidente Viktor Yanukovich -respaldado por Moscú- huyó de la capital por una disputa sobre el fortalecimiento de los vínculos con Europa, parecía haber sido envalentonado por una visita de este martes del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden.

La nueva ofensiva es impulsada, en parte por el hallazgo del cuerpo de un político ucraniano que parecía haber sido torturado, los funcionarios en Kiev decidieron renovar lo que llamaron una "operación antiterrorista" contra milicias separatistas que han tomado el control de cerca de una decena de edificios públicos en el este de Ucrania.

Sin embargo, no estaba claro qué pasos podría adoptar Kiev para restaurar su autoridad en el este mayormente rusoparlante sin desbaratar un acuerdo internacional firmado en Ginebra la semana pasada y diseñado para desactivar la disputa.

La crisis por Ucrania, que ahora está en su cuarto mes, ha provocado las peores tensiones en las relaciones entre Rusia y Occidente desde la Guerra Fría.

Una mayor escalada podría llevar a dañinas sanciones económicas y aumenta el riesgo de una interrupción a los suministros de gas ruso, de los que depende Europa.

Biden llevó un paquete de ayuda para Ucrania e instó a Rusia a contener a las milicias separatistas en el este.

Estados Unidos y la OTAN han dejado claro que no intervendrán militarmente en Ucrania. Sin embargo, el Pentágono anunció que enviará cerca de 600 soldados a Polonia y a los tres estados bálticos para ejercicios de infantería, para tranquilizar a aliados del pacto.

El Gobierno de Kiev y sus partidarios en Occidente acusan a Moscú de usar agentes encubiertos para fomentar la agitación en el este de Ucrania.

Moscú niega las acusaciones y asegura que los habitantes en el este se rebelaron en forma espontánea contra un Gobierno en Kiev que, asegura, es ilegítimo y está alineado con nacionalistas de extrema derecha.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, dijo que Moscú responderá si sus intereses o los de ciudadanos rusos son atacados.

"Ataques contra ciudadanos rusos son ataques contra la federación rusa", declaró, según extractos de una entrevista con el canal de televisión Russia Today.

Rusia justificó su intervención en Crimea de este año como necesaria para defender a los rusos que viven ahí.

El gigante gasífero ruso Gazprom ha dicho que interrumpirá el suministro de gas a Ucrania el mes próximo, a menos que Kiev pague sus deudas pendientes. Eso tendría efecto en las entregas a Europa, porque buena parte del gas enviado hacia el oeste debe pasar por territorio ucraniano.