Mundo

Ucrania abandona su condición de país no alineado; Moscú enfurece

Con una votación de 303 a favor y nueve en contra, el Parlamento de Ucrania decidió abandonar su estatus de país no alineado, una medida con la que podría buscar su entrada en la OTAN. La expansión hacia el Este es vista como una amenaza de seguridad por Rusia.
Agencias
23 diciembre 2014 7:59 Última actualización 23 diciembre 2014 8:13
Petro Poroshenko

La votación de hoy, que fue aprobada por 303 votos a favor frente a nueve en contra, fue impulsada por Poroshenko. (Bloomberg)

KIEV.- El Parlamento ucraniano renunció el martes a la condición de país "no alineado" con el objetivo de llegar a unirse a la OTAN, una medida que enojó a Moscú, que ve la expansión hacia el Este de la alianza occidental como una amenaza a su seguridad.

Dirigiéndose a diputados en Kiev antes de la votación, el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Pavlo Klimkin, dijo que la medida subrayaba la determinación del país de inclinarse hacia Europa y Occidente. "Esto llevará a la integración en el espacio europeo y euro-Atlántico", dijo.

La enmienda se aprobó fácilmente, con 303 votos, 77 más que el mínimo requerido para convertirse en ley.


El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, calificó la renuncia ucraniana de su estatus militar y político como un paso "contraproducente", que impulsará las tensiones alrededor de la crisis en el este del país.

"Sólo aumentará la confrontación y crea la ilusión de que es posible resolver la profunda crisis interna de Ucrania aprobando ese tipo de leyes", dijo Lavrov, según fue citado por la agencia de noticias TASS.

En agosto, Kiev anunció su intención de buscar la protección de la membresía de la OTAN, luego de lo que consideró la participación abierta del Ejército ruso en una guerra separatista en las provincias del este de Ucrania.

Cualquier adhesión a la alianza militar occidental podría tardar años, pero un portavoz de la OTAN en Bruselas dijo que "nuestra puerta está abierta y Ucrania se convertirá en un miembro de la OTAN si lo solicita y cumple los estándares y adhiere a los principios necesarios".

Los lazos entre Moscú y Kiev están en su peor momento desde la anexión de la península ucraniana de Crimea por parte de Rusia en marzo y la subsiguiente rebelión prorusa en el este.

Autoridades proOccidente en Kiev acusan a Rusia de orquestar y armar el levantamiento tras el derrocamiento de un presidente ucraniano afín a Moscú. El Kremlin niega estar detrás de la revuelta.

Aunque Ucrania buscó obtener la membresía en la OTAN hace años, se había declarado no adscrito a ningún bloque después de que el prorruso Viktor Yanukóvich se convirtiese en presidente en 2010. Yanukóvich huyó del país en febrero luego de meses de protestas callejeras que culminaron en violencia, y fue sustituido por el prooccidental Petro Poroshenko en mayo.

La anexión de la península de Crimea -antes de Ucrania- por parte de Rusia y su apoyo a la insurgencia separatista en el este del país vecino parecieron basarse en parte en los temores a que la alianza militar occidental ampliase su presencia en la frontera rusa al permitir la entrada de Ucrania.

Con información de Reuters y AP.