Mundo

Turquía se prepara para combatir al Estado Islámico

El Parlamento turco autorizó el jueves al Gobierno que ordene una acción militar contra el Estado Islámico en momentos en que los combatientes del grupo reforzaron su asedio a una localidad siria fronteriza.
Reuters
02 octubre 2014 17:32 Última actualización 02 octubre 2014 18:4
TURQUÍA

La localidad fronteriza de Kobani, en Turquía, se ve acechada y atacada por el Estado Islámico. (Reuters)

SURUC. El Parlamento turco autorizó el jueves al Gobierno que ordene una acción militar contra el Estado Islámico en momentos en que los combatientes del grupo reforzaron su asedio a una localidad siria fronteriza, generando una nueva ola de miles de refugiados kurdos hacia Turquía.

La votación le da al Gobierno poderes para ordenar incursiones en Siria e Irak para contrarrestar la amenaza de ataques de "todos los grupos terroristas", aunque había pocas señales de que una acción semejante fuera inminente.

El mandato también permite que tropas extranjeras lancen operaciones desde Turquía, un miembro de la OTAN en el que se ubica una base aérea de Estados Unidos en el sur del país, pero que se había resistido a jugar un papel más destacado en la campaña militar contra los insurgentes.

"La creciente influencia de grupos radicales en Siria amenaza la seguridad nacional de Turquía (...) El objetivo de este mandato es minimizar cuanto sea posible el impacto de los enfrentamientos en nuestra frontera", dijo el ministro de Defensa Ismet Yilmaz al Parlamento.

Los insurgentes del Estado Islámico avanzan por tres frentes a unos pocos kilómetros de la localidad fronteriza de Kobani, extendiendo el terreno que controlan tras invadir cientos de pueblos de los alrededores de la ciudad en las últimas semanas.

La electricidad en Kobani fue interrumpida cuando los milicianos bombardearon una planta local de energía, dijo un combatiente kurdo.

En el vecino Irak, que también es fronterizo con Turquía, los insurgentes han realizado ejecuciones masivas, secuestrado mujeres y niñas para usarlas como esclavas sexuales y utilizan niños como combatientes en lo que podría considerarse como crímenes de guerra, dijo Naciones Unidas.

El grupo tomó gran parte del pueblo iraquí de Hit este jueves, en la occidental provincia de Anbar, donde ya controlan muchas localidades aledañas, lanzando el asalto con tres coches bomba en la entrada oriental de la localidad.

Las fuerzas lideradas por Estados Unidos, que han estado bombardeando objetivos del Estado Islámico en Siria desde la semana pasada, atacaron un pueblo ubicado al sur de Kobani.

El comando central estadounidense dijo que la coalición había realizado cuatro ataques el miércoles y el jueves en Siria y siete en Irak. Sin embargo, la ofensiva parecía hacer poco para detener el avance de los islamistas.

ATAQUES EN LA NOCHE

"Nos fuimos porque nos dimos cuenta de que esto sólo iba a ser peor", dijo Leyla, una siria de 37 años, al llegar al cruce fronterizo de Yumurtalik con sus seis hijos después de esperar 10 días en un campo de refugiados con la esperanza de que los enfrentamientos disminuyeran.

"Vamos a volver mañana si el Estado Islámico se va. No quiero estar aquí", sostuvo.

Militantes kurdos advirtieron que las conversaciones de paz con Turquía, para poner fin a una insurgencia de tres décadas, llegarían a su fin si los insurgentes islamistas llevaban a cabo una masacre en Kobani.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, dijo que los milicianos del EI y los combatientes kurdos se enfrentaban a cientos de metros de Kobani, aumentando los temores de que ingresen a la localidad "en cualquier momento".

El Observatorio dijo que había confirmado la muerte de 16 milicianos del EI y siete combatientes kurdos pero que la verdadera cifra probablemente sea mayor.

Se escucharon unas 20 explosiones en áreas de la represa Tishrin y del pueblo de Manbij, a 50 kilómetros al sur de Kobani, durante la noche, tras ataques con misiles que se cree fueron realizados por la coalición, había dicho previamente el Observatorio.

El presidente Tayyip Erdogan insiste en que los ataques aéreos por sí solos no podrán contener la amenaza del Estado Islámico y ha hecho llamados para derrocar al presidente sirio Bashar al-Assad, un objetivo no compartido por la coalición militar comandada por Estados Unidos.

Ankara también se muestra reticente a tomar una acción que refuerce a los combatientes kurdos aliados al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), un grupo militante que ha luchado contra el Estado por tres décadas