Mundo

Trump y Ryan, "comprometidos"
a trabajar juntos

Después de una serie de declaraciones ambiguas entre ambos, Donald Trump y Paul Ryan sostuvieron una reunión tras la cual ambos afirmaron comprometerse a trabajar juntos rumbo a la elección presidencial.
AP
12 mayo 2016 18:51 Última actualización 12 mayo 2016 18:51
A Donald Trump no le importa si su partido lo apoya. (Reuters)

Donald Trump se reunió hoy con Paul Ryan, vocero del Partido Republicano. (Reuters)

Esforzándose para componer al partido después de meses de caos, Donald Trump y el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, se declararon este jueves "totalmente comprometidos" a trabajar juntos, después de una reunión personal para mejorar su mala relación.

Ryan dijo que Trump era "muy afectuoso y genuino", y sugirió que después de una vacilación inicial, bien podría terminar apoyando al precandidato del Partido Republicano para la presidencia.

"Tendremos disputas políticas... La pregunta es: ¿podemos estar unificados sobre los principios fundamentales comunes que conforman nuestro partido? Estoy muy alentado de que la respuesta a esa pregunta es sí", comentó Ryan.

Trump, quien utilizó el día para lanzar una fuerte ofensiva de cautivación con miembros del Congreso, transmitió su propio entusiasmo a través de Twitter y de la televisión. "Realmente pienso que tuvimos una gran reunión hoy, y pienso que estuvimos de acuerdo en muchas cosas y que será un pequeño proceso pero saldrá bien. Estoy bastante seguro".

La sorpresiva muestra de unidad selló una semana notable que comenzó cuando Ryan, quien tiene el cargo de elección más alto dentro del Partido Republicano y fue su nominado a la vicepresidencia en 2012, dio la espalda al precandidato presidencial republicano justo días después de que Trump prácticamente aseguró la nominación.

Ryan dijo entonces que no estaba listo para apoyar a Trump, quien había tenido éxito en la brutal temporada de elecciones primarias insultando a mujeres, latinos, personas discapacitadas y a muchos conservadores. El precandidato además alarmó a la clase dirigente del partido con propuestas que incluyeron la deportación de millones de inmigrantes y la prohibición de que musulmanes entren al país.

No obstante, en los días transcurridos desde entonces, muchos legisladores del Partido Republicano —y los mismos votantes— han hecho las paces con la realidad de que Trump es su candidato y por lo tanto su única esperanza de derrotar a la probable candidata del Partido Demócrata, Hillary Clinton.

Aunque algunos en el Partido republicano temen que Trump pudiera representar un desastre electoral y costar a los republicanos el control del Senado y escaños en la cámara baja, encuestas recientes muestra una contienda más cerrada, lo que ayuda a su nivel de consuelo.

Ryan mismo insistió desde el comienzo que su único objetico era una unidad real del partido. Sus aliados en la Cámara de Representantes habían pronosticado que a fin de cuentas apoyaría a Trump, y el jueves Ryan sonó como que se encaminaba en esa dirección.

"Hablamos sobre lo que se necesita para la unidad, sobre dónde estaban nuestras diferencias y cómo podemos cerrar estas fisuras para avanzar", dijo Ryan en una conferencia de prensa después de la reunión, elogiando el logro "sin comparación" de Trump al obtener ya más votos que ningún precandidato presidencial republicano en la historia: 10,9 millones antes de las elecciones primarias en California y New Jersey, a realizarse en junio.