Mundo

Trump gana en 3 estados, Rubio declina y Kasich se mete a la pelea

Donald Trump ganó las primarias en Florida, lo que obligó a la suspensión de la campaña de Marco Rubio, quien apostaba a un triunfo en  su estado; el magnate también se llevó Carolina del Norte e Illinois, mientras que John Kasich ganó en Ohio, estado en el que gobierna.
Redacción
15 marzo 2016 18:19 Última actualización 15 marzo 2016 21:50
Donald Trump ganó en Florida y eliminó a Marco Rubio; John Kasich se llevó Ohio. (Especial)

Donald Trump ganó en Florida y eliminó a Marco Rubio; John Kasich se llevó Ohio. (Especial)

Donald Trump lo volvió a hacer. El magnate, puntero en la carrera por la nominación presidencial republicana, obtuvo un claro triunfo en las votaciones primarias en Florida, con lo que además cortó de tajo las aspiraciones de uno de sus rivales, Marco Rubio. Y no sólo eso, sino que también ganó en Carolina del Norte e Illinois.

Sin embargo, Trump no pudo repetir en Ohio y perdió frente a John Kasich, lo que le da vida a este último y augura a extender la batalla para definir al abanderado del partido, quien buscará arrebatar la presidencia a los demócratas en las próximas elecciones de noviembre.

En Florida, Marco Rubio esperaba que el estado que representa en el Senado le diera nuevos bríos en la carrera. Pero no hubo milagro -las encuestas daban como triunfador a Trump desde antes de la contienda- y el legislador quedó en segundo sitio, por detrás del empresario, en un estado en el que el ganador se queda con todos los delegados en disputa (99).


"No está en el plan de Dios que yo sea presidente en 2016, acaso nunca", dijo Rubio a una multitud de sus partidarios en Miami al aceptar su derrota.

Sin nombrar a Trump, Rubio se pronunció contra su manera de hacer política: "Pido al pueblo estadounidense que no ceda al miedo, que no ceda a la frustración".

El senador de 44 años ganó tan solo tres de los estados en juego en las primarias presidenciales hasta el momento, pero la derrota en Florida resultó el golpe mortal. 

Trump también ganó en Carolina del Norte e Illinois, con lo que eleva considerablemente el número de delegados rumbo a la meta del mil 237, de un total de 2 mil 472, para asegurar la nominación presidencial republicana.

REVÉS (Y OPORTUNIDAD) EN OHIO
En Ohio, otro de los cinco estados en disputa durante esta jornada, considerada también como supermartes por el peso de las votaciones que se realizan, la historia fue distinta.

El gobernador John Kasich, quien no había ganado en ningún estado previamente, se anotó su primera victoria y aseguró los 66 delegados que otorga la votación, lo que podría frenar el sprint de Trump rumbo a la nominación republicana.  

Kasich ingresó a la carrera presidencial del Partido Republicano como no favorito, pero cobró prominencia tras asegurar el segundo lugar en las primarias de New Hampshire el mes anterior.

Alejado de la retórica ruidosa, a menudo beligerante, que han intercambiado sus rivales republicanos, Kasich ha buscado distinguirse como el candidato con mensaje positivo. Evitó las críticas directas sobre Trump hasta días recientes, cuando expresó preocupación porque el multimillonario estaba alentando a la violencia en sus mítines.

Ahora quedan sólo tres aspirantes: Trump, Ted Cruz y Kasich y una todavía larga carrera rumbo a la Convención Nacional Republicana, a realizarse en Ohio el 18 de julio, donde se hará oficial el nombre del candidato presidencial.

Con información de agencias