Mundo

Trump tiene mil 300 millones de razones para no pelearse con China

China podría aprovechar los ataques de Trump para estimular el nacionalismo en sus habitantes, y de paso, alentar el rechazo al mandatario estadounidense entre sus habitantes.
Bloomberg
26 enero 2017 10:14 Última actualización 29 enero 2017 4:55
chinos

chinos

El presidente estadounidense Donald Trump ha atacado reiteradamente a China respecto de todo, desde el comercio hasta Taiwán, para obligar a su homólogo Xi Jinping a ceder terreno. De esa manera corre el riesgo de generar una reacción adversa que podría dificultar aún más establecer acuerdos.

China tiene una población de mil 300 millones de habitantes y sus medios estatales dominantes tratan de pulir la imagen del Partido Comunista. En ese contexto, el hostigamiento de Trump podría alimentar el nacionalismo en un año en que las autoridades de China ya hacen un considerable esfuerzo por inculcar orgullo popular y acentuar la unidad.

Si los ataques retóricos de Trump aumentan el patriotismo chino a Xi podría quedarle menos margen para negociar sin parecer débil en su país, lo cual eleva las probabilidades de que se vengue. Eso es un hecho, a pesar de que en general los líderes chinos se esmeran en tratar de evitar que el nacionalismo cobre demasiada fuerza por temor a que provoque tensión social.

Al igual que los presidentes anteriores, Xi usa el nacionalismo para fortalecer su posición, así como también la del partido. Mostrarse fuerte en la escena global y evitar las provocaciones de otros países, es una forma de fomentarlo. Desde que asumió el poder, Xi amplió el alcance de las fuerzas armadas de China e intensificó las reivindicaciones territoriales en el Mar del Sur de China.

“Si los chinos perciben que Trump acosa a Xi Jinping, esperarán una respuesta muy fuerte”, dijo Paul Haenle, asesor del expresidente George W. Bush respecto de China y actualmente director del Carnegie-Tsinghua Center for Global Policy en Pekín. “Si las cosas se ponen realmente feas, podría ganar espacio el nacionalismo” como en las protestas antijaponesas de finales de 2012.

En el apogeo de dichas fricciones con Japón por el Mar de China Oriental, que tuvieron lugar poco antes del encumbramiento de Xi, los chinos salieron a la calle en más de una decena de ciudades, destrozaron autos japoneses, rompieron banderas y saquearon tiendas de ese país.

La furia cesó cuando el gobierno japonés nacionalizó tres islas en disputa, lo cual generó denuncias de que Tokio había violado la soberanía de China y “herido los sentimientos del pueblo chino”.

En un momento los manifestantes desviaron sus críticas hacia el gobierno central y exhibieron carteles del fallecido presidente del partido, Mao Zedong, para dar a entender que éste había tenido una posición más fuerte que las autoridades de Pekín.

Otros aprovecharon las protestas para demostrar su apoyo a Bo Xilai, el político caído en desgracia famoso por querer revitalizar las políticas maoístas.

Ahora Trump y su equipo corren el riesgo de ofender a los nacionalistas en China haciendo recriminaciones a Pekín por Taiwán y el Mar del Sur de China, áreas que las autoridades partidarias consideran “intereses esenciales” que no se negocian.

Ahora que Xi se prepara este año para una reorganización de la cúpula partidaria realizada dos veces por década, cualquier provocación conlleva un riesgo adicional, dado que necesita proyectar una imagen de líder fuerte que no se acobarda ante una política estadounidense que parece destinada a frenar a China.

Todas las notas MUNDO
Se incendia Boeing en pista de aeropuerto andino de Perú
Madrid, el 'exilio' voluntario para los venezolanos ricos
Theresa May firma carta que iniciará el Brexit
Esposa de Fillon es inculpada por presunta corrupción en Francia
OEA debate sobre crisis en Venezuela
Prohibir laptops y tabletas en vuelos es inaceptable: IATA
Trump revoca políticas de Obama contra cambio climático
Putin y presidente iraní firman acuerdos bilaterales
Fallo judicial deja sin fuero a parlamentarios venezolanos
Trump irá en julio a la cumbre del G20 en Alemania: Casa Blanca
Parlamento de Escocia reclama referéndum de independencia
EU no está buscando la 'suspensión' de Venezuela de la OEA: funcionario
Alemania inicia investigación por probable espionaje turco
Consumidores de EU registran su mayor nivel de confianza
Reunión de banco ruso con yerno de Trump fue encuentro de rutina: Kremlin
Casa Blanca plantea recorte millonario en planes sociales
Ahmed Kathrada, icono de lucha antiapartheid, muere en Sudáfrica
Nuevo sondeo muestra que Macron superaría a Le Pen en Francia
Se decide hoy futuro de Venezuela en OEA
¿Qué es un 'café de sanación' y por qué su auge en Corea del Sur?
Corea del Norte prueba motor de cohete: EU
Nueva York seguirá siendo 'ciudad santuario', pese a sanciones: alcalde
Roban moneda de oro gigante con valor de 4.5 mdd
'Niña sin miedo' desafiará al toro de Wall Street hasta 2018
¿Qué son las ciudades santuario y por qué Trump las amenazó?