Mundo

Trump se aísla en medio de controversia racial por violencia en Virginia

El mandatario de Estados Unidos está teniendo problemas por su postura sobre la violencia en Virginia, por lo que algunos de sus asesores se alejaron de su proyecto de Gobierno y republicanos han mostrado su indignación.
Redacción
17 agosto 2017 10:25 Última actualización 17 agosto 2017 11:8
Donald Trump

(Reuters)

El presidente estadounidense, Donald Trump, se encuentra cada vez más aislado en medio de una crisis racial, que él mismo inició.

Los principales ejecutivos de empresas de Estados Unidos, así como los republicanos han mostrado su indignación por su respuesta a una manifestación de supremacistas blancos en Charlottesville, Virginia.

Una mujer murió el sábado cuando un automovilista la atropelló a ella y un grupo de otros manifestantes que se opusieron a un grupo de supremacistas blancos durante una manifestación. Los supremacistas protestaban porque las autoridades planean retirar una estatua del general confederado Robert E. Lee que está en un parque de Charlottesville.

En una conferencia de prensa el martes, Trump dijo que ambas partes eran culpables de la violencia y que había "personas muy buenas" en ambos bandos, incluso entre los neonazis y de supremacía blanca. También acusó a los manifestantes de "izquierda" de acusar a los grupos neonazis.

Este jueves desató de nuevo la polémica cuando denunció la eliminación "tonta" de monumentos confederados y atacó a dos senadores republicanos que lo criticaron.

En una serie de tuits este jueves, Trump dijo que era "triste ver la historia y la cultura de nuestro gran país haciéndose trizas con la remoción de nuestras hermosas estatuas y monumentos".

Agregó que la historia no se puede cambiar pero sí "aprender de ella" y que "la belleza que se elimina de nuestras ciudades, pueblos y parques será muy extrañada y nunca será reemplazada!".

Posteriormente, Trump contraatacó a un crítico de su propio partido que cuestionó la respuesta del presidente estadounidense al ataque en Virginia, diciendo que él no había trazado una "equivalencia moral" entre grupos ultraderechistas blancos y los que defendían los derechos humanos.

El mandatario estadounidense calificó como una "mentira desagradable" la declaración que hizo el miércoles el senador estadounidense Lindsey Graham, también republicano.

Graham mencionó que las declaraciones de Trump después del ataque del fin de semana habían sugerido una "equivalencia moral" entre ambas partes y lo instó a que, en cambio, usara sus palabras para sanar la discordia entre los estadounidenses.

Además, Trump disolvió el miércoles sus dos consejos de asesoramiento económico en tanto los máximos ejecutivos partían en éxodo para protestar por su reacción ante la manifestación supremacista blanca.

El último en retirarse, justo horas antes de este anuncio, fue el presidente ejecutivo de 3M, Inge Thulin. 

Esta semana, cinco más de sus asesores renunciaron debido al incidente en Charlottesville. Estos son los directores generales del laboratorio farmacéutico Merck, la empresa de artículos deportivos Under Armour y la tecnológica Intel, así como el presidente de la Alliance for American Manufacturing (Alianza para la Manufactura Estadounidense), que congrega a las fábricas de Estados Unidos.

Con información de Bloomberg, Reuters y New York Times.