Trump llegará a reunión con Kim con más acuerdos rotos que creados
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Trump llegará a reunión con Kim con más acuerdos rotos que creados

COMPARTIR

···

Trump llegará a reunión con Kim con más acuerdos rotos que creados

El presidente de Estados Unidos prometió mejorar los pactos internacionales, pero en lo que va de su administración, la mayoría de los proyectos tuvieron un final amargo.

Bloomberg Por Toluse Olorunnipa
11/05/2018
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Donald Trump ha pasado su presidencia poniendo fin a acuerdos que heredó de Barack Obama, confiado en que podía conseguir algo mejor. Hasta el momento, esto no ha funcionado

Ahora, en tanto evalúa una cumbre con Kim Jong-un, líder de Corea del Norte, en Singapur el 12 de junio, Trump apuesta a que puede hacer justo lo contrario: elaborar un pacto complicado para desmantelar el programa nuclear de Pyongyang.

Los antecedentes de Trump en materia de negociación, después de casi 16 meses en la presidencia, lo muestran sumamente confiado y proclive a hacer gestos dramáticos y lanzar ultimátums agresivos.

Sin embargo, tanto él como su equipo han demostrado escasa facilidad para establecer compromisos sobre cuestiones espinosas, como la que enfrenta con Kim Jong-un: de qué manera verificará que un régimen famoso por su hermetismo cumple con poner fin a un desarrollado programa de armas nucleares.

Al mismo tiempo que se prepara para la cumbre con el líder norcoreano, Trump trata de renegociar un pacto nuclear con Irán eliminando previamente un acuerdo existente. Su retirada del convenio con Irán recuerda a sus salidas del Acuerdo de Asociación Transpacífico y el Acuerdo de París sobre el cambio climático.

A nivel interno, canceló el programa de la era Obama que protegía a algunos inmigrantes indocumentados de la deportación, la medida DACA, exhortando a la vez a los demócratas a negociar una resolución con él sobre el tema.

Con cada gesto, Trump argumentaba que anular el acuerdo existente haría volver a las partes interesadas a la mesa de negociación. En cada caso, sin embargo, la otra parte siguió adelante.

Su persistente confianza en su enfoque negociador fue visible esta semana cuando subrayó lo que debían esperar los estadounidenses luego de su retirada del acuerdo nuclear con Irán.

“Los líderes de Irán dirán naturalmente que se niegan a negociar un nuevo acuerdo” y “probablemente yo diría lo mismo si estuviera en su posición”, mencionó Trump.

“Pero el hecho es que van a querer establecer un acuerdo nuevo y perdurable, que beneficie a todo Irán y al pueblo iraní. Cuando quieran, estoy preparado, dispuesto y en condiciones de hacerlo”.

Esa filosofía ha dejado una serie de acuerdos rotos y de aliados rechazados, lo que debilita la capacidad de EU para ser líder en la escena mundial, indicó Brett Bruen, que se desempeñó como director de participación global del Consejo de Seguridad Nacional durante la administración Obama.

“Hasta que no pueda demostrar que es capaz de construir y no sólo avasallar, no creo que haya muchos líderes en el mundo que lo tomen en serio”, dijo Bruen.

La Casa Blanca no respondió a las consultas.

Las predicciones anteriores de Trump respecto de una mejor resolución después de haberse retirado de acuerdos existentes o de haber hecho estallar el status quo con acciones provocativas no se cumplieron, al menos hasta el momento.

Cuando Trump se retiró del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica entre Estados Unidos y otros 11 países en enero de 2017, aseguró que el país comenzaría a negociar convenios bilaterales con cada uno de ellos. Un año más tarde, declaró que estaba abierto a sumarse al acuerdo multilateral si los otros países le hacían una propuesta.

Ninguna de las dos cosas ha ocurrido: Trump no ha negociado nuevos acuerdos comerciales bilaterales con ninguno de los 11 países implicados y dichos países han sido reacios a reanudar las negociaciones para ayudar a EU.