Mundo

Tripulación de sección
de EU en Estación Espacial evacua por fuga

El responsable agregó que los seis tripulantes -tres rusos, dos estadounidenses y un italiano- estaban a salvo en la sección rusa de la estación espacial; la NASA reportó que controladores de vuelo en Houston vieron lecturas que podían indicar una fuga de amoníaco y tomaron medidas para proteger a la tripulación.
Reuters
14 enero 2015 6:46 Última actualización 14 enero 2015 8:25
Estación espacial

La fuga de 'sustancias tóxicas' se dio en el sistema de enfriamiento, según agencias rusas. (Reuters)

MOSCÚ.  La tripulación de la Estación Espacial Internacional evacuó la sección estadounidense debido a una fuga de "sustancias tóxicas" en el sistema de enfriamiento, pero todos están a salvo y la situación bajo control, dijeron autoridades rusas.

Los seis tripulantes de la EEI -tres rusos, dos estadounidenses y un italiano- se encontraban ahora en la sección rusa de la estación orbital luego de lo que la agencia de noticias Interfax describió inicialmente como una fuga de amoníaco.

"La sección estadounidense de la EEI ha sido aislada, la tripulación está a salvo y en la sección rusa", dijo Maxim Matyushin, director del Centro de Control de Misión de Rusia, en un comunicado.

"La concentración de impurezas en la atmósfera en la sección rusa de la EEI está dentro de los niveles aceptables", agregó.

Las autoridades dijeron en el comunicado que Estados Unidos debe decidir ahora cómo lidia con el problema en su sección. La salud de la tripulación no está en peligro, añadieron.

El laboratorio espacial es un proyecto de 15 países supervisado por Rusia y Estados Unidos.

La NASA dijo en su página de internet (www.nasa.gov) que aproximadamente a las 9:00 horas de este miércoles se registró la alarma en la sección estadounidense. La agencia espacial explicó que controladores de vuelo en Houston vieron lecturas que podían indicar una fuga de amoníaco y tomaron medidas para proteger a la tripulación.

La agencia dijo que no se sabía aún si la alarma fue generada por una fuga, un sensor defectuoso o un problema informático.