Mundo

Trabajadores vuelven a la Plaza Roja en Moscú

En Rusia, miles de trabajadores aprovecharon la marcha del primero de mayo para manifestar su apoyo al presidente Vladimir Putin tras la toma de parte del territorio de la vecina Ucrania.
Agencias
01 mayo 2014 13:5 Última actualización 01 mayo 2014 13:5
Día del Trabajo Moscú REUTERS

El primero de mayo es una fecha relevante para los rusos, pero hasta ahora las manifestaciones habían evitado la Plaza Roja. (Reuters)

MOSCÚ. Rusia recuperó la plaza Roja de Moscú, tradicional escenario de la marcha del 1 de mayo en la época soviética, para las manifestaciones del jueves, cuando algunos trabajadores aprovecharon para proclamar su apoyo al presidente Vladimir Putin tras la toma de parte del territorio de la vecina Ucrania.

Miles de sindicalistas marcharon con banderas rusas y del partido Rusia Unida de Putin hasta la gigantesca plaza junto a los muros del Kremlin y el mausoleo de granito rojo del fundador del estado soviético, Vladimir Lenin.

Muchos carteles mostraban mensajes tradicionales de esta fecha como "Paz, Trabajo, Mayo", pero otros eran claramente políticos, aludiendo a la crisis en la vecina exrepública de Ucrania, donde las tropas rusas se hicieron con la península de Crimea y generaron la mayor confrontación con Occidente desde la Guerra Fría.

"Estoy orgulloso de mi país", decía una pancarta. "Putin tiene razón", apuntaba otra.

A diferencia de los líderes del Kremlin en la época soviética, Putin no presidió en persona la manifestación desde lo alto del mausoleo.

Pero llevó a cabo otra tradición de la era soviética al conceder medallas de "héroes del trabajo" a cinco trabajadores en una ceremonia en el Kremlin. Esos galardones de la era de Stalin los recuperó hace un año.

Putin ha descrito la caída de la Unión Soviética como una tragedia y en marzo acabó con décadas de la diplomacia posterior a la Guerra Fría al declarar el derecho de Rusia a intervenir en antiguos países soviéticos para proteger a los rusoparlantes.

Las leyes se han modificado para facilitar que Rusia se anexione territorios de otros expaíses soviéticos y que los habitantes de otras partes de la antigua Unión Soviética puedan conseguir la ciudadanía rusa.

El primero de mayo, una fecha importante del calendario soviético y todavía hoy una fiesta relevante para los rusos, ha estado marcado por marchas en otras partes de Moscú desde que cayó la Unión Soviética a finales de 1991, pero hasta ahora las manifestaciones habían evitado la Plaza Roja.

Otros moscovitas, sin embargo, no estaban impresionados. "Hoy no es una fiesta particularmente especial, es sólo un bonito día de primavera, y la gente se alegra de tener la oportunidad de celebrar", dijo el historiador Kirill Strakhov, de 31 años, en otra plaza de Moscú.

"Las autoridades están intentando suscitar apoyos alentando el sentimiento patriótico. Ignoran el hecho de que hay muchas dificultades económicas y problemas geopolíticos asociados con la unificación de Crimea", agregó.