Mundo

Trabajadores del campo piden a Obama detener deportaciones masivas

Líderes de trabajadores del campo en EU demandaron al presidente que el gobierno deje de ver a los mexicanos como empleados desechables, ya que las deportaciones de inmigrantes han causado un daño irreparable a millones de familias que han sido separadas.
Roxana González García
05 mayo 2014 18:32 Última actualización 05 mayo 2014 19:16
Protesta deportados CUARTOSCURO

Durante la administración del presidente Obama, más de dos y medio millones de indocumentados han sido deportados. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Líderes de trabajadores del campo en Estados Unidos demandaron al gobierno del presidente Barack Obama detener las deportaciones masivas de inmigrantes y dejar de ver a los mexicanos como empleados desechables.

En conferencia de prensa, Al Rojas, fundador de la United Farm Workers Independent Union (UFW) y actual vicepresidente del Consejo Laboral por el Progreso Latinoamericano del norte de California, aseguró que las deportaciones de inmigrantes durante la administración del presidente Obama han causado un daño irreparable a millones de familias que han sido separadas.

“Además de encontrarse en condiciones deplorables en temas de salud, derechos laborales, vivienda y educación, los trabajadores migrantes son afectados por una ola creciente de criminalización con la complicidad de ambos gobiernos (México y EU)”, dijo.

Según el activista, durante la administración del presidente Obama, más de dos y medio millones de indocumentados han sido deportados, lo que demuestra el trato de trabajadores desechables que da a los migrantes, cuando éstos representan en gran parte la columna vertebral de la economía estadounidense.

Acompañado por Juan Manuel Sandoval, coordinador del Seminario Permanente de Estudios Chicanos y de Fronteras y Enrique Lazcano, representante del sector Económico-Social del Frente Auténtico del Trabajo, Rojas aseguró además que las organizaciones sindicales en Estados Unidos han sufrido un ataque brutal por parte del gobierno estadounidense, provocando que sólo el año pasado se perdieran más de 400 mil afiliados.

Añadió que las agencias de contratación de empleados son una parte del problema por lo que las organizaciones de trabajadores campesinos han perdido fuerza en Estados Unidos, lo que ha sido aprovechado por los empleadores para esclavizar, prácticamente a los migrantes.

“El racismo en Estados Unidos está muy fuerte y el gobierno mexicano no hace nada, la mano de obra barata de los pueblos migrantes representa un engrane de suma importancia en la máquina capitalista por lo tanto su preservación y proliferación es necesaria”, añadió.

El mandatario estadounidense enfrenta creciente presión de grupos sindicalistas, religiosos y comunitarios para detener las deportaciones y ejercer un mayor liderazgo para aprobar la reforma migratoria.

Rojas agregó que el gobierno estadounidense debe reformar el sistema de ejecución policial y de deportación para dejar de criminalizar a las comunidades de inmigrantes y asegurar que los individuos que son una baja prioridad para ser deportados o que son elegibles para discreción fiscal no sean deportados.