Mundo

Tony Blair se dice arrepentido de la invasión a Irak

El exprimer ministro del Reino Unido se dijo triste y arrepentido de la guerra contra Irak, liderada por Estados Unidos, aunque defendió la decisión de su Gobierno de participar en 2003.
Reuters
06 julio 2016 9:35 Última actualización 06 julio 2016 12:48
Tony Blair

Tony Blair dijo que las evaluaciones de inteligencia en ese entonces y con las que se decidió ir a la guerra, terminaron siendo equivocadas.  (Reuters)

LONDRES.- El exprimer ministro británico Tony Blair dijo que sentía tristeza y arrepentimiento por la guerra de Irak, pero defendió la decisión de su Gobierno de participar en la invasión al país en el 2003.

Blair respondió a las severas críticas en su contra expresadas en un reporte tras una investigación de siete años sobre el conflicto iraquí, que fue publicado este miércoles.

"Las evaluaciones de inteligencia que en ese momento permitieron ir a la guerra terminaron siendo equivocadas. El escenario posterior se volvió más hostil, prolongado y sangriento de lo que jamás esperamos", dijo Blair a periodistas.

"Por todo esto, expreso más tristeza, arrepentimiento y disculpas de lo que pueden imaginar", sostuvo.

Blair dijo que aceptaba toda la responsabilidad por la decisión llevar a Reino Unido a la guerra, en una invasión que estuvo liderada por Estados Unidos, pero rechazó el argumento de que el extremismo actual tuviera su origen en la inestabilidad generada en Irak tras el conflicto.

El exlíder laborista dijo que sigue pensando que el mundo es un mejor lugar sin el dictador Saddam Hussein, quien fue derrocado en la ofensiva militar y más tarde ejecutado.

Ocho meses antes de la invasión de Irak en el 2003, el entonces primer ministro británico ofreció apoyo "pase lo que pase" al expresidente de Estados Unidos George W.Bush en su decisión de ir a la guerra, de acuerdo con la extensa investigación.

La pesquisa que duró siete años señaló además que Blair confió en datos de inteligencia y asesoría legal erróneos al entregar su apoyo.

El documento criticó con fuerza a Blair en varios asuntos y aseguró que hubo exageración en la amenaza de las supuestas armas de destrucción masiva del dictador iraquí Saddam Hussein, junto con planes inadecuados para el período posterior al conflicto.

En el momento de tomar la decisión de apoyar los esfuerzos de Estados Unidos, Blair dijo al entonces presidente Bush: "Estaré contigo pase lo que pase".

Blair, el único primer ministro laborista en ganar tres elecciones generales, estuvo 10 años en el cargo, hasta 2007, y gozó de una gran popularidad en su apogeo, aunque Irak afectó gravemente a su reputación y su legado.

El esperado y extenso reporte no dijo que la intervención militar en Irak fuera ilegal, una decisión que posiblemente decepcionará a muchos de sus críticos.

"Hemos concluido que, en las circunstancias en las que se tomaron las decisiones, hubo una base legal para la intervención militar que estuvo lejos de ser satisfactoria", dijo John Chilcot, el jefe de la indagación, en un discurso para dar a conocer los resultados del informe.

"El reporte debería poner fin a las acusaciones de mala fe, mentiras o engaños", dijo Blair en un comunicado, en referencia a los reclamos de familiares de algunos de los 179 soldados británicos fallecidos en el conflicto.

"La gente puede estar o no de acuerdo con mi decisión de actuar militarmente contra Saddam Hussein; lo hice de buena fe y en lo que pensé que era el mejor interés para el país", enfatizó.