Mundo

TLC entre Alemania y EU se tambalea por presunto espionaje

10 febrero 2014 4:31 Última actualización 24 octubre 2013 10:34

  [Merkel expresó que es inaceptable espiar a los amigos./Reuters]  


 
 
Reuters

BERLÍN.- Alemania convocó el jueves al embajador estadounidense por las supuestas escuchas que Washington habría realizado sobre el teléfono celular de la canciller Ángela Merkel, y un importante político germano dijo que sería difícil lograr un acuerdo de libre comercio si Estados Unidos estaba violando la privacidad.

"Es difícil para mí imaginar negociar un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos (...) si las libertades y derechos personales de los ciudadanos en Europa están en peligro", dijo Sigmar Gabriel, presidente de la Social Democracia.
 
El enojo del líder socialdemócrata reflejaba el de muchos otros alemanes, que sienten que este tipo de escuchas secretas sería una traición de un país que hizo su máximo esfuerzo para defender a Alemania occidental del comunismo durante la Guerra Fría.

No obstante, algunos legisladores y miembros de grupos industriales dijeron que es importante para Alemania obtener un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos, por lo que no creen que sea conveniente detener las negociaciones al respecto.
 
Muchos políticos señalaron que el roce podría complicar las relaciones entre Obama y Merkel, que pertenecen a campos políticos opuestos y según diplomáticos tienen un vínculo respetuoso pero muchas veces tenso.
 
"Esto podría ser un problema para la relación personal, al menos realmente lo sería si se tratara de mí", dijo a Reuters el conservador alemán del Parlamento europeo Elmar Brok.
 
Espiar a los amigos es inaceptable
 
El episodio podría además opacar una cumbre de líderes de la Unión Europea (UE) que comienza el jueves en Bruselas, dado que Francia está presionando para que el tema del espionaje esté en la agenda, luego de un reporte que indica que Washington habría recolectado registros telefónicos franceses.
 
La canciller alemana, Angela Merkel, dijo el jueves que había dejado claro al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que espiar a sus aliados no era aceptable.
 
"Dado que hemos estado hablando de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos), he dejado claro al presidente de Estados Unidos que espiar a los amigos no es aceptable en absoluto", dijo Merkel al llegar a Bruselas para asistir a una cumbre de la Unión Europea (UE).
 
"Se lo dije cuando estuvo en Berlín en julio y también ayer (miércoles) en una conversación telefónica", agregó Merkel.
 
Los alemanes en las calles también estaban enojados.

"Así no es como se debería tratar a los socios", dijo Stephanie Hilebrand, de 38 años, quien paseaba por las calles de Berlín proveniente de la ciudad occidental de Paderborn. "No somos terroristas, y tampoco lo es nuestra canciller", agregó.

La Casa Blanca dijo que Obama le había asegurado a Merkel que Washington "no está monitoreando y no monitoreará" sus comunicaciones, lo que deja abierta la posibilidad de que anteriormente se haya controlado a la canciller, a quien suele verse con su teléfono móvil en la mano.
 
El portavoz de Merkel dijo que Berlín había recibido información de que el celular de la mandataria habría estado siendo espiado y que Merkel había dejado en claro que de confirmarse, representaría un "grave abuso de confianza".