Mundo

Teléfono de Hitler, vendido en 243 mil dólares

El teléfono Siemens de Adolfo Hitler, encontrado en su búnker
tras la derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial, fue subastado y vendido en Estados Unidos por 243 mil dólares.
AFP
19 febrero 2017 16:3 Última actualización 19 febrero 2017 16:29
Hitler

El 'teléfono de la destrucción' de Hitler, fabricado por Siemens. (AP)

El teléfono rojo de Adolfo Hitler, presentado como "el arma más destructora" de la historia, fue vendido en 243 mil dólares, anunció el domingo Alexander Historical Auctions, la casa que organizó la subasta.

El precio inicial del aparato fue de 100 mil dólares, y el teléfono se comercializó a medio camino de las estimaciones de la casa de subastas, que había manejado entre 200 mil y 300 mil dólares. Ningún indicio trascendió sobre la identidad del comprador.

El teléfono de Hitler, encontrado en su búnker tras la derrota de la Alemania nazi, tiene grabadas una cruz gamada y un águila, símbolos del Tercer Reich.

La subasta, que tuvo lugar el domingo en Maryland, Estados Unidos, estaba abiertas a oferentes del mundo entero, incluso vía telefónica, e involucró a más de mil objetos pertenecientes al dictador.

1
 

El aparato tiene grabados símbolos del Tercer Reich. (AFP)

Teléfono de Hitler. (AFP)


La estimación fue realizada teniendo en cuenta "la rareza y el aspecto único" del teléfono, dijo Andreas Kornfeld, de la casa Alexander.

Con este aparato, entregado a Adolfo Hitler por la Wehrmacht, el ejército del Tercer Reich, el líder nazi impartió la mayor parte de sus órdenes durante los dos últimos años de la Segunda Guerra Mundial, según Alexander Historical Auctions.

Había sido recuperado por un militar retirado británico, Ralph Rayner, que viajó a Berlín a comienzos de mayo de 1945, después de la rendición de los nazis. Rayner recibió el teléfono de manos de los soviéticos, y luego fue su hijo quien lo conservó.

Más de 70 años después, el aparato Siemens perdió parte de su color rojo, dejando al descubierto el negro original.

Se trata "probablemente", afirma la casa de subastas, "del arma más destructiva de todos los tiempos, que envió a millones de personas a la muerte en todo el mundo".