Mundo

Talibanes atacan prisión en Pakistán y liberan a 250 reos

10 febrero 2014 5:7 Última actualización 30 julio 2013 12:35

[Reuters] 


 
Reuters
 
PAKISTÁN.- Combatientes talibanes disfrazados de policías y armados con bombas liberaron el martes a unos 250 presos de una cárcel en Pakistán en una operación nocturna con la ayuda de lo que parecían informantes internos.
 
El ataque en la ciudad de Dera Ismail Khan mostró la capacidad de los talibanes pakistaníes, vinculados con al Qaeda, para realizar incursiones en el corazón del sistema carcelario, fuertemente custodiado, y huir con decenas de combatientes talibanes y comandantes.
 
La incursión en la Prisión Central ocurrió pese a reportes de inteligencia que funcionarios regionales habían recibido hace semanas sugiriendo que un ataque de ese tipo era inminente.
 
Funcionarios aducieron una combinación de negligencia y falta de comunicación entre las agencias de seguridad de Pakistán, pero algunos sugirieron que pudo haber algún grado de ayuda desde adentro.
 
Horas antes del ataque, unidades del Ejército y la policía se habían reunido en la cárcel para discutir temas de seguridad, dijo una fuente bajo condición de anonimato debido a la sensibilidad del asunto.
 
"Es muy difícil atacar un lugar así sin la información adecuada o contactos", dijo una fuente policial, agregando que se sospechaba que algunos prisioneros tenían contacto con los talibanes por teléfonos móviles provistos por guardias.
 
"Son corruptos, vagos y poco profesionales. Y los militantes deben tener seguidores en la ciudad", agregó.
 
Otro funcionario de alto nivel en la capital provincial, Peshawar, dijo que sólo 70 de los 200 guardias que debían estar trabajando estaban presentes esa noche.
 
"La mayoría de los policías corrieron por sus vidas una vez que el ataque comenzó, dejando sus armas detrás", dijo el funcionario. "Podrían haber matado fácilmente a algunos de los atacantes, pero incluso dejaron sus armas, dándoles a los atacantes más municiones".
 
El ataque ocurrió un año después de una masiva fuga de presos en la ciudad norteña de Bannu, que militantes talibanes dijeron fue realizada con ayuda interna de guardias. Una investigación posterior halló que había menos carceleros de los que debía haber.
 
Un funcionario talibán de alto rango dijo que el último ataque fue planeado por Adnan Rashid, un comandante talibán que salió de prisión el año pasado en una fuga.