Mundo

Supremo Tribunal acepta la confesión de delator contra Lula y Temer

Delcídio Amaral, exlíder del oficialismo en la Cámara Alta, confesó actos de corrupción de la paraestatal Petrobras cometidos por Dilma Rousseff, su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, y el vicepresidente Michel Temer.
Agencias
21 abril 2016 20:50 Última actualización 22 abril 2016 5:0
Delcídio Amaral, senador brasileño. (Tomada de Twitter)

Delcídio Amaral, senador brasileño. (Tomada de Twitter)

BRASILIA.- La situación política en Brasil continúa complicándose; ayer el Tribunal Supremo aceptó como prueba en el caso de corrupción de la paraestatal Petrobras la confesión de un delator en la que cita la participación de la jefa de Estado, Dilma Rousseff, su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, y el vicepresidente Michel Temer.

La confesión fue realizada por el senador Delcídio Amaral, exlíder del oficialismo en la Cámara Alta, que fue arrestado acusado de un intento de obstrucción a la justicia y se acogió a un acuerdo de colaboración con la justicia.

La prueba se agregó a la documentación de la principal causa abierta en el caso de corrupción en la petrolera estatal, en el que 39 políticos con fuero privilegiado son investigados. Aunque Rousseff no es indagada por el caso de corrupción, la confesión de Amaral podría contribuir a que el Senado decida iniciar el juicio político en su contra que ya aprobó el domingo la Cámara de Diputados.

La delación de Amaral, que fue el jefe de la bancada oficialista en el Senado hasta el momento de su detención y militaba en el Partido de los Trabajadores (PT), fue filtrada a la prensa el mes pasado.

En ella acusaba a Rousseff, Lula y Temer y a decenas de políticos de participar o tener conocimiento de diversos casos de corrupción en los últimos años, algo que negaron los implicados.

La declaración, de unas 255 páginas, implica en las corruptelas a decenas de políticos oficialistas y opositores y aporta pruebas como sus agendas oficiales, listas de llamadas y pasajes aéreos usados por el senador.

Asimismo, acusó al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), formación de Temer, de beneficiarse del pago de sobornos en obras del Ministerio de Minas y Energía y de empresas públicas como Eletrosul, Eletronorte, Eletronuclear y de dos direcciones de Petrobras.

PROTESTAN CONTRA TEMER 

Unas 40 personas protestaron ayer con pancartas en las que se leía “golpista” frente a la casa en Sao Paulo de Temer, quien asumiría la presidencia si Rousseff es destituida por juicio político.

La protesta estuvo liderada por el grupo de estudiantes “Levante Popular de la Juventud” y se produjo el mismo día en que Temer asumió de manera temporal la jefatura del Estado, debido al viaje de Rousseff a Nueva York para participar en una reunión sobre cambio climático en Naciones Unidas, que pretende aprovechar para denunciar lo que considera un “golpe de Estado” contra su gobierno.

Temer, quien la prensa local asegura que ya está negociando los cargos en su futuro gobierno, fue acusado esta semana de “conspirador” por Rousseff, quien indicó que lleva meses maniobrando para que pierda su mandato por un “impeachment”.

Los estudiantes gritaron frases como “No voy a permitir que Temer rompa la Constitución”.