Mundo

'Superbacerias' ponen en riesgo la atención médica básica: OMS

Un sondeo sobre los planes de distintos gobiernos para abordar el tema de la resistencia a antibióticos realizado por la OMS reveló que sólo un cuarto de los 133 países se ocupan del problema, lo que pone en riesgo incluso la atención médica básica.
Reuters
29 abril 2015 10:35 Última actualización 29 abril 2015 10:47
El proceso consiste en introducir bacterias que contienen ADN modificado en las plantas, las cuales son capaces de producir anticuerpos usados en la droga experimental ZMapp. (Reuters)

De acuerdo con la OMS, sólo un cuarto de los 133 países se ocupan del la amenaza global de la resistencia a los antibióticos. (Reuters)

LONDRES.- Sólo 34 países tienen planes nacionales para enfrentar la amenaza global de la resistencia a los antibióticos, lo que implica que pocos están preparados para combatir infecciones con "superbacterias" que ponen en riesgo incluso la atención médica básica, dijo la Organización Mundial de la Salud.

En un sondeo sobre los planes de distintos gobiernos para abordar el tema, la OMS dijo que sólo un cuarto de los 133 países que respondieron la encuesta se estaban ocupando del problema.

"Éste es el desafío más importante hoy en enfermedades infecciosas", dijo Keiji Fukuda, subdirector general de Seguridad Sanitaria y Medio Ambiente de la OMS.


"Todos los tipos de microbios, incluidos muchos virus y parásitos, se están volviendo resistentes" a los medicamentos, señaló, y agregó que "esto está pasando en todas partes del mundo; por lo tanto, todos los países deben hacer su parte para combatir esta amenaza global".

Los fármacos antimicrobianos, como los antibióticos y los antivirales, son usados para paliar condiciones como las infecciones sanguíneas, la neumonía, la tuberculosis y el VIH.

Pero las infecciones con superbacterias -incluidas las formas de tuberculosis resistentes a múltiples medicamentos- ya están provocando la muerte de cientos de miles de personas por año, y la tendencia va en aumento.

Según la OMS, pocas naciones tienen planes para preservar antibióticos y la mayoría se encuentra en regiones mucho más ricas como Europa y Norteamérica, donde los sistemas de salud están mejor organizados y financiados y las capacidades científicas son más avanzadas.

"Muchos más países deben avanzar" en estrategias exhaustivas para "prevenir el mal uso de antibióticos y reducir la expansión de la resistencia a los antimicrobianos", indicó el reporte de la agencia de salud de Naciones Unidas.

La vigilancia es clave para el control de la resistencia a los antibióticos, pero actualmente no es efectiva, añadió la OMS.

En muchos países, la escasa capacidad en laboratorios, infraestructura y administración de datos está impidiendo una supervisión efectiva, lo que dificulta discernir los patrones de resistencia e identificar tendencias en enfermedades y brotes.

Al mismo tiempo, la venta libre de fármacos antimicrobianos es común, lo que incrementa el riesgo de uso excesivo y abuso por parte del público y de médicos inescrupulosos.

En comentarios sobre el informe, el jefe de la organización sin fines de lucro especializada en temas sanitarios The Wellcome Trust, Mike Turner, describió a las infecciones resistentes a los medicamentos como "una de las amenazas más grandes al futuro de la salud global".