Mundo

Siria acudirá a las conversaciones de paz

12 febrero 2014 4:39 Última actualización 26 mayo 2013 10:48

[Canciller sirio, Walid al-Moallem. Foto: Reuters] El gobierno sirio ha aceptado "en principio" participar el mes próximo en una reunión internacional en Ginebra. 



AP
 
Bagdad.- El gobierno sirio ha aceptado "en principio" participar el mes próximo en una reunión internacional en Ginebra que busca poner fin a la guerra civil en el país, dijo el domingo su ministro de Relaciones Exteriores.

La postura expresada por Walid al-Moallem constituye la primera confirmación directa de que el régimen del presidente sirio Bashar Assad está listo para enviar representantes a la reunión, la cual tiene el patrocinio de Naciones Unidas.

A finales de la semana pasada, Rusia, aliada de Siria, había anunciado la disposición del régimen a participar en el encuentro.

Las declaraciones de al-Moallem el domingo aumentan la presión sobre el principal bloque opositor en Siria, la Coalición Nacional Siria, para que también acepte participar. El grupo estaba reunido el domingo en Estambul por cuarto día con el fin de concertar una postura unificada hacia el propuesto diálogo de paz, elegir nuevos dirigentes y ampliarse para aceptar otros miembros.

Muchos aspectos importantes de la reunión en Ginebra continúan en el aire, como su fecha de realización, el temario y la lista de participantes. Asimismo persiste un abismo enorme entre ambas partes en cuanto a los objetivos que deberían alcanzarse allí.

Los dirigentes de la oposición siria han dicho que están dispuestos a asistir a las conversaciones en Ginebra, pero insisten en que la salida de Assad del poder debe ser el punto principal de la agenda para cualquier transición política.

Assad dijo a principios de mes que ningún diálogo internacional determinará su futuro y que sólo dimitirá después de la realización de las elecciones.

Louay Safi, alto miembro de la oposición, dijo el domingo que la coalición mantiene esas condiciones, aunque se ha estancado debido a las desavenencias en cuanto a su ampliación para admitir nuevos miembros. Por el momento no puede emitir una declaración definitiva sobre su participación en el diálogo en Ginebra, agregó.

Al-Moallem dijo el domingo que las conversaciones en Ginebra presentan una "buena oportunidad para una solución política a la crisis en Siria", aunque no detalló las condiciones que presentaría el gobierno de Assad para enviar a representantes.

El canciller sirio hizo sus declaraciones durante una conferencia de prensa conjunta con su colega iraquí en Bagdad, adonde llegó en una visita no anunciada de antemano.

A pesar de las declaraciones que alientan el optimismo, los aliados de occidentales y árabes la oposición se muestran escépticos del compromiso del régimen con las negociaciones. Han advertido que intensificarán la asistencia a los rebeldes sirios si el régimen no negocia de buena fe.

La crisis siria comenzó en marzo de 2011 con protestas en favor de la democracia y posteriormente se transformó en una sangrienta guerra civil. Más de 70.000 personas han muerto y varios millones se han visto obligadas a desplazarse desde que comenzó el alzamiento popular contra el presidente Bashar Assad.