Mundo

Sin impacto en resultado electoral, el caso de corrupción en Petrobras

Petrobras suma 44 mil millones de dólares en pérdidas operativas desde 2010, al importar gasolina y venderla subsidiada, argumento que fue utilizado por Aécio Neves contra Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva, el cual al final no hizo mella en el electorado.
Agencias
26 octubre 2014 21:10 Última actualización 27 octubre 2014 5:0
Aécio Neves utilizó el caso Petrobras para dañar la imagen de su contrincante Dilma Rousseff, quien al final obtuvo la victoria. (Bloomberg)

Aécio Neves utilizó el caso Petrobras para dañar la imagen de su contrincante Dilma Rousseff, quien al final obtuvo la victoria. (Bloomberg)

Al final, las acusaciones de corrupción lanzadas por Aécio Neves contra Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva no hicieron mella en el electorado, pese a las revelaciones sobre el escándalo en Petrobras que acompañaron al debate del viernes entre los dos candidatos.

“Hay una forma muy fácil de terminar la corrupción: sacar al PT del poder”, recalcó Neves al contestar la pregunta de un votante en el encuentro televisado por la noche, que se enfocó, con especial énfasis del socialdemócrata, en el tema.

Apenas unas horas antes la revista Veja había difundido que Alberto Yousseff, cambista del mercado negro arrestado en marzo en una investigación sobre lavado de dinero vinculado a la firma petrolera de participación pública y privada, declaró a la policía que Rousseff y Lula sabían de los ilícitos.

De frente, Neves emplazó a la mandataria a responder si supo de los sobornos pagados por contratistas de Petrobras, que se canalizaron al PT y sus aliados en el Congreso.

Rousseff desestimó por infundada la acusación, que también hizo antes en un acuerdo con los investigadores Paulo Roberto Costa, ejecutivo de Petrobras, y dijo que Veja se convirtió en vocera de la oposición, con un plan sistemático de críticas para “descarrilar” su reelección.

La presidenta retomó después la ofensiva y culpó al PSDB por la crisis en el suministro de agua que enfrenta Sao Paulo, autoconsiderada la capital financiera e industrial de América Latina. Puntualizó que el manejo de las reservas hídricas es responsabilidad del gobierno estatal, por lo que “es vergonzosa tal falta de planeación en el estado más rico del país”.