Mundo

Senadores de EU cuestionan eficacia de la Iniciativa Mérida

El subsecretario de Estado para combatir el narcotráfico internacional defendió ante senadores el programa de asistencia debido a las mil extradiciones realizadas por México desde 2008, y a la cantidad de organizaciones criminales desmanteladas.
AP
17 noviembre 2015 12:10 Última actualización 17 noviembre 2015 12:15
  [Otra paralización ocurriría a la medianoche del miércoles si el Congreso no aprueba una nueva autorización de gastos./Bloomberg]  

[Las ideas conservadoras respecto a la política de cuidado médico en EU residen en un estado incierto de cuasi existencia / Reuters]

WASHINGTON. Senadores de ambos partidos expresaron su decepción con los resultados obtenidos por la cooperación antinarcóticos que Estados Unidos brinda a México a través de la Iniciativa Mérida desde 2008.

El republicano Chuck Grassley señaló que el Congreso estadounidense ya ha gastado mil 300 millones de los 2 mil 500 millones de dólares destinados a entrenar y equipar a las autoridades mexicanas pero agregó que "pese a todo el dinero gastado, nuestra seguridad fronteriza no ha mejorado en varios aspectos".

Según el senador, durante una audiencia para analizar la cooperación antinarcóticos, "la frontera no es segura, y en algunos aspectos el problema luce peor que nunca".

La demócrata Dianne Feinstein señaló que "Mérida no está funcionando. Tal vez hemos incrementado la cooperación, pero pese a la cantidad de dinero que hemos gastado, la corrupción y el débil Estado de derecho continúan amenazando cualquier progreso con México".

El subsecretario de Estado para combatir el narcotráfico internacional William Brownfield defendió el programa de asistencia debido a las mil extradiciones realizadas por México desde 2008, y a la cantidad de organizaciones criminales desmanteladas.

"Acepto que en este momento no tenemos éxito total, pero la diferencia entre hoy y 2007 es el día y la noche", señaló a reporteros.

Grassley y su copartidario Jeff Sessions accedieron a una propuesta de Feinstein para analizar la conveniencia de restarle fondos al fortalecimiento de comunidades en México y destinarlos en cambio a las actividades de interdicción, como una respuesta al incremento reciente en el tráfico de heroína y metanfetaminas.

Brownfield respondió que sería necesario obtener la aprobación del presidente Enrique Peña Nieto para adoptar tal modificación a la estrategia, y agregó que percibe al gobierno mexicano más dispuesto que hace un año a concentrarse en la interdicción, debido a eventos recientes como la desaparición de 43 estudiantes en Guerrero y la espectacular fuga del "Chapo" Guzmán.

El subsecretario expresó que quisiera ver pronto un incremento en la erradicación de sembradíos de amapola, materia prima de la heroína, en el territorio mexicano pero advirtió, sin entrar en detalles, que es un tema "políticamente complicado".

Ante una pregunta de Grassley sobre programas incluidos en la Iniciativa Mérida que hayan sido descontinuados por su inoperancia, Brownfield mencionó a algunos de cooperación con policías estatales mexicanas.

"Los suspendimos porque con tal nivel de corrupción en esas instituciones no podíamos seguir gastando dinero", señaló sin especificar.