Mundo

Senado de Brasil aprueba congelar gastos públicos por 20 años

El Senado dio su aprobación a la enmienda constitucional que congela los gastos públicos durante 20 años a partir de 2017, la primera de las polémicas medidas de austeridad promovidas por el presidente Michel Temer.
AFP
13 diciembre 2016 10:13 Última actualización 13 diciembre 2016 10:14
Brasil recibirá a turistas de Río 2016 en medio de crisis y protestas (Bloomberg)

Brasil recibirá a turistas de Río 2016 en medio de crisis y protestas (Bloomberg)

BRASILIA.- El Senado brasileño aprobó la enmienda constitucional que congela los gastos públicos durante 20 años a partir de 2017, la primera de las polémicas medidas de austeridad promovidas por el presidente Michel Temer.

La enmienda constitucional se promulgará el jueves y estará sujeta a una revisión presidencial tras 10 años. La impopular medida fue resistida por la oposición de izquierda, que argumentó que los recortes al gasto minarían los servicios de educación y salud, afectando a los más pobres.

En la primera votación, el 29 de noviembre, el Senado aprobó el texto por 61 votos a favor y 14 en contra.



 El equipo económico de Temer, liderado por el ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, hizo un llamado al país a respaldar el límite de gastos que dice es vital para ordenar las abultadas cuentas gubernamentales y mejorar la calificación de Brasil.

Un sondeo de Datafolha publicado este martes mostró que un 60 por ciento de los brasileños rechaza el límite de gastos. La encuesta, publicada por el diario Folha de S.Paulo, dijo que la oposición era más fuerte entre los jóvenes, los más educados y los que ganaban menos, mientras que los ricos tendían a respaldar la medida.

El gobierno de Temer también envió al Congreso una propuesta para reformar el costoso sistema de pensiones de Brasil.

Se prevé que la reforma al sistema de pensiones enfrente una fuerte oposición el próximo año en la medida en que aumenta en desempleo y la recesión, la peor que sufre el país desde la Gran Depresión de la década de 1930, amenaza con extenderse a un tercer año.