Mundo

Senado acusa a la CIA de espiar sus computadoras; la agencia se deslinda

Dianne Feinstein informó que dicha dependencia se filtró a las computadoras de la Cámara Alta para interferir en la investigación que realizó el panel sobre las prácticas en interrogatorios durante el gobierno del presidente George W. Bush.
Agencias
11 marzo 2014 19:16 Última actualización 11 marzo 2014 19:17
Etiquetas
Dianne Feinstein, presidenta de la Comisión de Inteligencia del Senado. (Reuters)

Dianne Feinstein, presidenta de la Comisión de Inteligencia del Senado. (Reuters)

WASHINGTON. En una extraordinaria acusación pública, la presidenta de la Comisión de Inteligencia del Senado, Dianne Feinstein, declaró el martes que la CIA se encargó de espiar computadoras del panel de la Cámara Alta y frustrar la publicación de su informe sobre el programa de la agencia que incluía duras prácticas en interrogatorios durante el gobierno del presidente George W. Bush.

.La CIA eliminó clandestinamente documentos e hizo búsquedas en una red informática creada para los legisladores, dijo la senadora Dianne Feinstein en un discurso largo y mordaz en el pleno del Senado. En una disputa cada vez más enconada con una agencia a la que ha apoyado desde hace mucho tiempo, Feinstein dijo que la CIA puede haber violado leyes penales y la Constitución federal.

Con posturas encontradas en temas clave, las dos partes señalaron que el asunto ha sido entregado al Departamento de Justicia para realizar una investigación más extensa y posibles encausamientos.

Por otra parte, el director de la CIA, John Brennan, dijo que esa dependencia no se infiltró en las computadoras de una comisión del Senado.

"Nada podría estar más lejos de la verdad. No haríamos eso", dijo Brennan al Consejo de Relaciones Exteriores.

La disputa entre la CIA y los senadores, que se ha desarrollado en privado durante más de cinco años, salió explosivamente a la luz pública en un enfrentamiento cuando Feinstein, demócrata por California, ofreció una versión detallada de los manejos secretos del Senado con la CIA en una investigación de los interrogatorios y prácticas de detención después de los atentados del 11 de septiembre.

Pero todos los servicios de inteligencia de Estados Unidos han sido objeto de un intenso escrutinio desde las revelaciones hechas a mediados del año pasado sobre la vigilancia electrónica de ciudadanos estadounidenses por parte de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA). El gobierno del presidente Barack Obama ha batallado para reparar la confianza del público desde que Edward Snowden, exanalista de la NSA, hizo sus revelaciones.

Feinstein ha sido una de las principales defensoras de los cuerpos de inteligencia, aleando que la vigilancia de las comunicaciones electrónicas y telefónicas es una herramienta necesaria para combatir al terrorismo.

Con información de Reuters y AP