Mundo

Sector eléctrico venezolano en crisis por falta de planificación

10 febrero 2014 5:13 Última actualización 28 julio 2013 12:37

 [Bloomberg] 


 
Notimex
 
Caracas.- El ex funcionario del sistema eléctrico de Venezuela Víctor Poleo sostuvo que el sector se encuentra en crisis ante una alegada falta de planificación desde 2000, a lo cual se suma la reducción de profesionales.


"La constante improvisación por parte de gente que desconoce cómo se maneja el sistema eléctrico es lo que ha originado esta debacle", precisó el ex director del sector eléctrico del desaparecido Ministerio de Energía y Minas (MEM).


Poleo indicó que antes se planificaba a cinco años para incluir los desarrollos urbanísticos y "ahora, en 100 días, se pretende ponerle término a la crisis eléctrica".


Las líneas de transmisión en el cerro El Ávila "se instalaron en 1976 y fue una discusión muy dura con los accionistas financieros porque les pareció un exabrupto que se diseñaran para 30 años, si no lo hubiéramos hecho así, el problema sería peor", acotó.


El analista agregó que, tras la creación de la Corporación Eléctrica (Corpoelec), el número de fallas aumentó en forma notable, pero además se incrementó el tiempo en reponer el servicio, el que pasó de un promedio de menos de dos horas a más de 15.


"En materia de mantenimiento tampoco se ha hecho nada en absoluto. Tan solo hay que ver el estado de deterioro en que se encuentran los carritos amarillos que forman la cuadrilla de la Electricidad de Caracas. Eso da vergüenza", denunció.


El experto en temas de electricidad recalcó que nada se puede esperar de una administración que es incapaz de mantener un alumbrado público que, sentenció, simplemente es "cambiar bombillos".


"Caracas está prácticamente apagada porque se perdió la cultura de servicio. Hoy un trabajador de la empresa sólo espera que lo jubilen", subrayó Poleo.


Denunció que las plantas de generación vendidas en triangulación por Cuba "no sirvieron para nada porque no son máquinas para 24 horas, sino de emergencia, a las cuales hay que alimentar con gasoil, un producto que al Estado le cuesta producir".


"La planta térmica de Tacoa la dejaron destruir, es decir, acabaron con una de las plantas térmicas que tenía uno de los mejores índices de disponibilidad en el ámbito mundial, por encima del 80 por ciento, y hoy tiene un pobre desempeño", acotó.