Mundo

Se “hunde” proyecto de Virgin Group para explorar el fondo de los océanos

Los trabajos de la división Virgin Oceanic que planeaba realizar viajes a una profundidad de más de 10 mil metros fueron detenidos. 
Redacción
13 diciembre 2014 19:20 Última actualización 13 diciembre 2014 19:20
El submarino DeepFlight Challenger  con el que se tenía planeado visitar las profundidades del océano presentó algunos deterioros al realizar pruebas. (Tomada de Virgin Group)

El submarino DeepFlight Challenger con el que se tenía planeado visitar las profundidades del océano presentó algunos deterioros al realizar pruebas. (Tomada de Virgin Group)

Hoy el diario británico The Telegraph dio a conocer que la división Virgin Oceanic de Virgin Group, que tenía contemplado realizar viajes al fondo de los océanos a una profundidad de más de 10 mil metros, ha sido frenada.

Virgin Oceanic contemplaba a través del submarino DeepFlight Challenger, de casi 5.5 metros, realizar viajes a lo más hondo de los océanos.

El proyecto tenía planeado hacer su viaje inaugural hacia la Fosa de las Marianas en el Pacífico, a una profundidad de poco más de 10 mil metros, el punto más bajo conocido de la Tierra, en 2011 o en todo caso en 2012.

Sin embargo casi tres años después, el submarino ha suspendido su actividad sin haber cumplido sus objetivos, así lo reportó el Telegraph.

En tanto que el sitio del proyecto ha sido eliminado.

El corporativo, propiedad del magnate británico Sir Richard Branson, tenía contemplado cobrar 500 mil dólares “por la aventura”.

La empresa que fabricó el submarino dijo al diario que abandonó el proyecto luego de insistir que el DeepFlight Challenger no podría ser reutilizado después del primer viaje al fondo de la Tierra por la presión a tales profundidades.

Por otra parte, Virgin Group dio a conocer la semana pasada que el plan del submarino fue desechado por preocupaciones acerca de la seguridad que representaban los viajes.

Hace tres meses, Branson señaló que se buscaría nuevos socios para respaldar el proyecto y nuevas tecnologías para la exploración del océano.

Durante algunas pruebas que hizo el DeepFlight Challenger a una profundidad de casi 11 mil metros, el cristal de éste presentó algunos deterioros lo que planteó la idea de reemplazar el material por uno más resistente, algo que señala el diario, talvez no consiguió.

La noticia del término de este proyecto sale a la luz apenas unos meses de que una nave de la división Virgin Galactic sufriera un accidente en una prueba.