Mundo

Se disparan decomisos de heroína en la frontera con EU, advierte la JIFE

La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) de la ONU alertó sobre el incremento en los decomisos de drogas sintéticas en la frontera de México y Estados Unidos; así como la exportación de mariguana estadounidense a tierra mexicana.
Roxana González
03 marzo 2015 20:43 Última actualización 04 marzo 2015 5:0
Droga   CUARTOSCURO

En los últimos años la DEA ha visto que los cárteles mexicanos han incrementado sus envíos a Estados Unidos de heroína y metanfetaminas. (Archivo/ Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- De 2008 a 2103, las incautaciones de heroína en la frontera entre México y Estados Unidos se dispararon más de 320 por ciento, advirtió la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) de la ONU, que en su informe de 2014 destacó además que debido a la caída de la producción de cocaína en Colombia y la intensificación de la actuación de los organismos encargados de hacer cumplir la ley en México, los precios de la cocaína en la Unión Americana han subido un 54 por ciento entre 2006 y 2012, pasando de los 121 dólares por gramo a 186 dólares.

La Junta también alertó en su informe, presentado ayer en México, que el tráfico de metanfetaminas mexicana hacia el norte se disparó entre 2008 y 2012. Michoacán y Guerrero, dos estados con crecientes conflictos sociales y de seguridad, son de las entidades que más producen tanto goma como drogas sintéticas.

“La mayor parte de la heroína que es vendida en Estados Unidos proviene de México, mientras que las incautaciones de metanfetamina en la frontera entre ambas naciones han aumentado notablemente, de poco más de 2 toneladas en 2008 a más de 10 toneladas en 2012, lo que ha causado que los precios de esa droga hayan bajado en más de un 70 por ciento desde 2007”, señala el documento.

Sobre la cannabis, la droga más consumida en América del Norte, se dio a conocer que se incautan “más de un millón de kilos” cada año en la citada frontera.

El informe destaca que México ha emprendido varias iniciativas legislativas para aumentar los controles sobre ciertas sustancias como los cannabinoides sintéticos y combatir la desviación de precursores utilizados para fabricar cocaína y drogas sintéticas.

Pero observa “con preocupación” el limitado progreso que se ha hecho sobre “la disponibilidad de estupefacientes y de sustancias psicoactivas para fines médicos”.

Durante la presentación del informe, Roberto Dondisch, director general para temas globales de la cancillería, advirtió que los estados de México, fronterizos con entidades de Estados Unidos que han legalizado el uso recreativo de la mariguana, “tienden a reproducir los patrones de consumo”, lo que enciende una alerta y desafío para evitar el aumento en el uso de esa sustancia en la zona norte del país.

A su vez, Alejandro Mohar, miembro de la JIFE, reconoció que “hay indicios” de que Estados Unidos comienza a exportar mariguana hacia México.

En su intervención, Raúl Martín del Campo, director general del Centro Nacional para la Prevención y Control de las Adicciones, señaló que se ha incrementado entre los jóvenes mexicanos el consumo de la mariguana “como droga de impacto”. Consideró que esto se debe al hecho de que los adolescentes “disminuyen su percepción del riesgo del uso de la mariguana. “Piensan que no provoca los daños que decían que provocaba y por lo tanto no está tan mal probarla”, dijo.