Mundo

Satélites vigilarán
vuelos comerciales
a partir de 2017

El pacto establece que habrá frecuencias radiales separadas que permitan a los satélites dar seguimiento a las aeronaves en sus trayectos de viaje.
Agencias 
11 noviembre 2015 21:20 Última actualización 12 noviembre 2015 5:0
Fragmentos del avión ruso. (Reuters)

Restos del último accidente aéreo registrado sobre el Sinaí. (Especial)

GINEBRA.- Expertos de aviación internacional llegaron a un acuerdo para permitir que los vuelos de aviones comerciales sean rastreados por satélites y no únicamente por las torres de control, un logro importante a la luz de la desaparición del vuelo de Malaysia Airlines el año pasado con 239 personas a bordo cuando viajaba de Malasia a China.

El pacto establece que habrá frecuencias radiales separadas que permitan a los satélites dar seguimiento a las aeronaves en sus trayectos de viaje.

Bajo el sistema actual, que está basado en señales de radar, los aviones son monitoreados por sistemas en tierra, por lo que el 70 por ciento del espacio aéreo queda sin vigilancia, según la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), la agencia de la Organización de las Naciones Unidas a cargo del tema.

Los aviones capaces de enviar a tierra señales conocidas como Transmisiones Automáticas Dependientes (ADS-B) ahora podrán enviar también señales a satélites. Se espera que la norma comience a ser implementada a partir del 2017.

El acuerdo se forjó en la Conferencia Mundial sobre Radiocomunicaciones, un encuentro internacional organizado cada cuatro años por la Unión Internacional de Telecomunicaciones.

La Organización de Aviación Civil Internacional (ICAO, por sus siglas en inglés) la agencia reguladora del tráfico aéreo internacional, ha presionado para el rastreo satelital siempre y cuando otras medidas de seguridad no se vean afectadas.

“La medida de hoy permitirá un mejor rastreo y ubicación de aeronaves que de otra manera podrían desaparecer de los sistemas de vigilancia terrestres”, declaró el embajador estadounidense ante la conferencia, Decker Anstrom.

Añadió que “es un excelente ejemplo de cómo las naciones, trabajando por medio del proceso de la UIT, pueden tomar medidas para mejorar la vida de la gente”.

La desaparición del vuelo 370 de Malaysia Airlines en marzo del 2014, subrayó la debilidad de los sistemas de vigilancia aérea a nivel mundial. Restos del avión fueron hallados en el océano Índico en julio.

Varios funcionarios elogiaron la rapidez con que se tomó la decisión.
Poco después de la desaparición del avión de Malasia, el ministro de comunicaciones de ese país exhortó a la UIT a hallar maneras de que los aviones puedan enviar señales en vivo.

En mayo del 2014, la ICAO pidió también que se tomen medidas para que los satélites puedan ayudar en el monitoreo de las aeronaves y evitar nuevos incidentes.