Mundo

Santos y FARC discuten fin al paramilitarismo en Colombia

El gobierno de Colombia y las FARC también solicitarán a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños que supervise un alto al fuego bilateral y la dejación de las armas.
Vivian Núñez
21 enero 2016 21:33 Última actualización 22 enero 2016 5:0
Abelardo Moreno, viceministro cubano de Relaciones Exteriores. (Tomada de www.cubadebate.cu)

Abelardo Moreno, viceministro cubano de Relaciones Exteriores. (Tomada de www.cubadebate.cu)

LA HABANA.- El viceministro cubano de Relaciones Exteriores, Abelardo Moreno, dijo ayer que todavía se consulta el pronunciamiento que hará la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) sobre la paz en Colombia, en tanto el gobierno y la guerrilla de las FARC prosiguieron sus conversaciones en La Habana, con énfasis en la necesidad de poner fin al paramilitarismo.

En conferencia de prensa Moreno dio por seguro un pronunciamiento de la CELAC sobre ese tema en la próxima cumbre que comienza el domingo en Quito, después de que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) solicitarán a esta entidad que supervise un alto al fuego bilateral y la dejación de las armas.

El viceministro cubano dijo además que su gobierno espera que la cumbre respalde la posición cubana en cuanto a que la devolución del territorio de Guantánamo “forme parte de las conversaciones” entre La Habana y Washington. Hasta ahora Estados Unidos sostiene que la devolución a los cubanos del territorio que ocupa en Guantánamo “no está sobre la mesa” de conversaciones.

Moreno también se pronunció porque la CELAC rechace “las políticas que privilegian a un grupo de emigrantes (ilegales) por sobre otros”, en alusión a la Ley de Ajuste Cubano y a las práctica de pies secos-pies mojados, que benefician a los indocumentados cubanos.

PRINCIPAL OBSTÁCULO

En tanto, la delegación de las FARC que participa en las pláticas de La Habana anunció que a partir de este ciclo las partes iniciarán “un debate profundo sobre la urgente necesidad que para la paz de nuestro país significa superar el azote del paramilitarismo”.

“Difícilmente se podría entender que la guerrilla concluyeran el paso de una organización armada a movimiento político legal sin tener garantías ciertas de su desmantelamiento”, precisaron, tras señalar que el paramilitarismo “es la principal talanquera que impide el tránsito definitivo hacia una Colombia en paz y con justicia social”.