Mundo

Santos da a FARC cuatro meses para firmar la paz

Desde noviembre de 2012 se comenzó el proceso de paz en La Habana; el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, fijó un plazo de cuatro meses para decidir si continúan las negociaciones con las FARC. 
Agencias
14 julio 2015 1:21 Última actualización 14 julio 2015 5:0
El negciador Humberto de La Calle, e Iván Márquez, de las FARC. (Reuters)

El negciador Humberto de La Calle, e Iván Márquez, de las FARC. (Reuters)

BOGOTÁ.- La cercanía de las elecciones regionales del 25 de octubre impulsó al gobierno del presidente Juan Manuel Santos a reducir las acciones militares y fijar un plazo de cuatro meses para decidir si continúan las negociaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), con las que busca firmar un acuerdo de paz que aún se ve lejano, según analistas.

Naciones Unidas celebró la decisión de ambas partes de bajar la tensión del largo conflicto y el papa Francisco, que culminó una gira por Sudamérica, ofreció sus buenos oficios para poner fin a una guerra de más de 50 años.

Sin embargo, tres presuntos guerrilleros murieron y cuatro policías resultaron heridos ayer en un enfrentamiento en la región de Magdalena Medio, en el norte.

Santos estableció un plazo de cuatro meses, a partir del domingo, para continuar o suspender el diálogo que se desarrolla en Cuba, y reconoció que si no hay un acuerdo lograr la derrota militar de las FARC podría demorar hasta 20 años.

El jefe del equipo negociador del gobierno, Humberto de La Calle, anunció la disminución de las acciones del ejército y de la policía, con objeto de “crear un ambiente que haga pensar entre la población que la paz es posible”. Ambas medidas se sumaron a la tregua que declararon las FARC y que empezará el lunes.

De La Calle aclaró que la reducción de las acciones militares no es un alto el fuego ni implica “inmovilidad” del ejército o la policía, sino “bajar la intensidad de las operaciones militares”.

Dijo que “la voluntad del gobierno por alcanzar la paz es total. Pensamos que hay una oportunidad y después de muchos meses mirando a los ojos a las FARC, creemos que hay un interés real de ellos de poner fin a la guerra”.

Añadió que el anuncio del gobierno busca crear confianza para avanzar en los puntos que aún faltan por cerrarse, como la reparación a las víctimas, el cese definitivo del fuego, el abandono de las armas por parte de las FARC y la garantía de que los guerrilleros que dejen la lucha y se sumen a la vida civil podrán hacer política.