Mundo

Salvador, Honduras y Guatemala firman acuerdo para combatir al crimen organizado

El plan, que incluye el intercambio de información de inteligencia y la agilización de la extradición de detenidos, fue firmado por los mandatarios de los tres países en una reunión celebrada en la capital salvadoreña.
Reuters
23 agosto 2016 18:43 Última actualización 23 agosto 2016 18:49
Presidente Jimmy Morales de Guatemala, el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén y el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández intercambiar documentos durante una conferencia de prensa conjunta tras una reunión en la casa presidencial en

Presidente Jimmy Morales de Guatemala, el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, y el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández intercambian documentos durante una conferencia de prensa conjunta tras una reunión en la casa presidencial en San Salvador. (Reuters)

SAN SALVADOR.- El Salvador, Honduras y Guatemala lanzarán en septiembre una fuerza trinacional para combatir a las pandillas criminales y los narcotraficantes, acordaron el martes los presidentes de la violenta y empobrecida región conocida como el Triángulo Norte de Centroamérica.

El plan, que incluye el intercambio de información de inteligencia y la agilización de la extradición de detenidos, fue firmado por los mandatarios de los tres países en una reunión celebrada en la capital salvadoreña.

"Hemos conjuntado esfuerzos como región para combatir el crimen transnacional y hay compromisos que vamos a comenzar a implementar", dijo el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, en una declaración a la prensa donde no aceptó preguntas.

El mandatario acompañado de sus pares de Honduras, Juan Orlando Hernández, y Guatemala, Jimmy Morales, agregó que esta fuerza conjunta ejecutará operaciones de seguridad coordinadas, pero no dio detalles sobre los efectivos que la conformarán, ni si será de carácter policial o militar.

El Triángulo Norte
es una de las regiones más peligrosas del mundo, según Naciones Unidas, lo que se ha convertido en un factor cada vez más determinante en el éxodo masivo de decenas de miles de centroamericanos que cada año tratan de entrar ilegalmente en Estados Unidos buscando un futuro mejor.

En Honduras y El Salvador, donde los índices de homicidios son más alarmantes por las luchas territoriales de las pandillas, los gobiernos están recurriendo cada vez más a los militares para enfrentar el crimen, lo que ha sido criticado por activistas de Derechos Humanos.

"Están avisadas las bandas criminales: hoy los estados estamos hechos un solo nudo protegiendo lo más sagrado, que es nuestra gente. Mejor que enmienden su conducta, se arrepientan y le pidan perdón a Dios", concluyó el presidente hondureño.

>