Mundo

Rusia y Francia discrepan por informe de la ONU sobre Siria

10 febrero 2014 4:15 Última actualización 17 septiembre 2013 10:22

[La ONU envió inspectores a Siria para determinar si existió el uso de armas químicas en contra de cientos de civiles / Reuters] 


 
Notimex
 
 
Los gobiernos de Francia y Rusia expresaron hoy sus diferencias en torno al informe de las Naciones Unidas (ONU) sobre el ataque químico en Siria, mientras que China asegura que antes de emitir una postura necesita examinar los hechos a profundidad.
 

Los ministros de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, y Francia, Laurent Fabius, se reunieron este martes en esta capital para examinar la situación en Siria, luego del acuerdo alcanzado el fin de semana sobre el desmantelamiento de las armas químicas sirias.
 

En una conferencia de prensa conjunta, los cancilleres hicieron públicas sus divergencias respecto al informe presentado la víspera por la misión de la ONU sobre sus investigaciones sobre el ataque químico del 21 de agosto pasado cerca de Damasco, que cobró más de mil muertos.
 

Mientras Fabius aseguró que no hay duda alguna de que el régimen del presidente sirioa Bashar al-Assad es responsable del ataque químico, Lavrov culpó directamente a los rebeldes, aunque ambos reiteraron su compromiso a favor de la paz en la nación árabe.
 

De acuerdo con el reporte presentado la víspera ante el Consejo de Seguridad, hay "evidencias claras y convincentes" del uso de misiles con gas nervioso sarín en la regiones Ein Tarma, Moadamiyan y Zamalka, zonas próximas a Damasco en varias ocasiones y no sólo el 21 de agosto.
 

Pese a que el reporte de 389 páginas no especificó quién usó esos pertrechos bélicos, el canciller ruso dijo que fue obra de tropas rebeldes para justificar una intervención militar extranjera, según un reporte de la agencia informativa rusa Itar-tass.
 

"Tenemos razones serias para pensar que (el ataque químico) fue una provocación", dijo el titular ruso del Exterior, mientras que Fabius afirmó que el informe no deja lugar a dudas de que el origen del ataque proviene del régimen de Bashar al-Assad.
 

Ante las evidentes discrepancia, Lavrov aclaró a periodistas nacionales y extranjeros que Moscú y París comparten la meta de resolver el conflicto y llevar la paz a Siria, aunque "mantienen ciertas discrepancias acerca de las vías para conseguirlo".
 

"No discrepamos sobre el objetivo final que todos buscamos para el pueblo sirio: cesar el baño de sangre y restablecer la paz respetando la soberanía y el carácter laico (del Estado sirio)", abundó el jefe de la diplomacia rusa.
 

Recordó que ambos países asumen posturas idénticas con respecto a la destrucción de las armas químicas en Siria y agradeció a Francia el apoyo a la iniciativa conjunta de Estados Unidos y Rusia que se alcanzó en esta materia en días pasados.
 

Después de tres días de negociaciones Lavrov y el secretario de Estado estadunidense, John Kerry, lograron el sábado pasado un acuerdo sobre el desarme químico de Siria, que establece la entrega de una lista completa del arsenal en una semana y su destrucción para mediados de 2014.
 

El canciller mencionó que corresponde ahora a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) presentar las condiciones de la entrega del arsenal químico sirio y su destrucción. "Rusia contribuirá a garantizar la seguridad de los expertos sobre el terreno", dijo.
 

En opinión del ministro ruso de Relaciones Exteriores, la implementación de este plan es una tarea clave, junto con la convocatoria de una nueva conferencia internacional para solucionar el conflicto en Siria, denominada Ginebra 2.
 

En tanto, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hong Lei, dijo este martes que el país respeta las conclusiones del informe de la ONU sobre el uso de armas químicas en Siria, pero antes de emitir un juicio su país debe estudiarlo a profundidad.
 

Sin embargo, Hong aclaró que, la postura de China en el uso de este tipo de armas es consistente y clara: "China se opone a cualquier uso de armas químicas y condena enérgicamente su utilización en Siria", afirmó.