Mundo

Rusia insta a Ucrania a conversar con rebeldes; Kiev rechaza petición

Reuters
19 noviembre 2014 8:6 Última actualización 19 noviembre 2014 8:25
  [Sergei Lavrov, ministro de Relaciones Exteriores se reunirá con John Kerry/Reueters]  

Sergei Lavrov pidió a Ucrania conversar directamente con los rebeldes del este del país. (Archivo/Reuters)

KIEV/MOSCÚ.  Rusia instó a los líderes ucranianos a hablar directamente con los separatistas para poner fin al conflicto en el este del país, pero Kiev rechazó la petición y dijo a Moscú que se deje de "juegos" para legitimar a "terroristas".

Kiev y Occidente acusan a Rusia de desestabilizar a Ucrania al entregar dinero, armas y refuerzos a los rebeldes, y Occidente ha impuesto sanciones sobre Moscú por el conflicto en el que murieron más de 4 mil personas desde mediados de abril.

Rusia respalda a los separatistas que se han sublevado en el este, pero asegura que no está involucrado directamente en el conflicto en la región de Donbass.

"Llamamos al establecimiento de contactos estables entre representantes de Kiev y Donbass con el fin de alcanzar acuerdos mutuamente aceptables", dijo el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, a la Cámara baja del Parlamento en Moscú.

Pero el primer ministro ucraniano, Arseny Yatseniuk, acusó a Moscú de intentar presionar a Ucrania para que reconozca a los rebeldes prorrusos que están luchando contra soldados del gobierno para separar parte de las regiones orientales de Donetsk y Luhansk de Kiev.

En declaraciones realizadas en una reunión del Gobierno, Yatseniuk declaró que Kiev no hablará directamente con los separatistas y repitió la frase lentamente en ruso para darle más énfasis: "No mantendremos conversaciones directas con sus mercenarios".

Un cese al fuego alcanzado el 5 de septiembre en la capital bielorrusa, Minsk, como parte de un acuerdo más amplio entre Moscú, Kiev y los rebeldes, contó con el auspicio de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y con un ex presidente representando a Kiev para evitar el reconocimiento formal de los rebeldes.

Pero la tregua está bajo presión constante, con reportes diarios de muertos de soldados del gobierno y civiles.

Lavrov y el presidente Vladimir Putin mantuvieron el pasado martes conversaciones en Moscú con el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, pero no lograron superar sus profundas divisiones sobre Ucrania.

Yatseniuk llamó a Moscú a "dejarse de juegos destinados a legitimizar a bandidos y terroristas".

"Si ustedes (Rusia) quieren la paz, cumplan el acuerdo de Minsk", agregó.

Lavrov dijo en Moscú que la "parte de la guerra" -simpatizantes de la campaña militar de Kiev contra los rebeldes- habían tratado de excluir a los separatistas de iniciativas de paz y de "forzar a Occidente a buscar el consentimiento de Rusia para actuar como una parte en el conflicto".

"Esta es una línea completamente contraproducente y provocativa que no tiene posibilidades de éxito", agregó.