Mundo

Rusia acepta que sanciones comienzan a 'pegarle' a su economía 

El ministro de finanzas de ese país admitió el viernes que podría tener que abstenerse de buscar fondos en los mercados internacionales, además de usuarios de bancos descubrieron el viernes que ya no podían utilizar sus tarjetas de crédito.
AP
21 marzo 2014 14:8 Última actualización 21 marzo 2014 14:8
Etiquetas
El presidente pidió respaldar a los usuarios de los bancos sancionados. (Reuters)

El presidente pidió respaldar a los usuarios de los bancos sancionados. (Reuters)

MOSCÚ. Rusia admitió el viernes que podría tener que abstenerse de buscar fondos en los mercados internacionales este año, a medida que empezaba a reconocer los efectos de las sanciones económicas impuestas por varios países e instituciones financieras del mundo, como consecuencia de su anexión de Crimea.

En declaraciones reproducidas por agencias noticiosas rusas, el ministro de Finanzas Anton Siluanov se convirtió en el primer funcionario ruso en reconocer que las sanciones están afectando al país.

Siluanov dijo que Rusia podría verse obligada a cancelar planes de recaudar 7 mil millones de dólares en bonos si las ganancias por petróleo y gas se mantienen sin variar. Rusia "podría decidir abstenerse de solicitar créditos externos", informó.

Las acciones rusas cayeron el viernes después de que otra agencia calificadora comunicara a Rusia una posible rebaja a la nota crediticia del país, en tanto que las operadores de tarjetas Visa y MasterCard cancelaron sus servicios a clientes de dos bancos rusos.

Un día antes, Estados Unidos ordenó sanciones económicas contra 20 personas cercanas al presidente Vladimir Putin.

Los temores hacia las perspectivas de la economía de Rusia se exacerbaron esta semana después de que Putin firmara el tratado para la anexión de Crimea una vez que los electores locales apoyaron abrumadoramente la medida en un referéndum organizado con prontitud en la región. Occidente considera ilegítima esa consulta popular.

El mandatario estadounidense Barack Obama ordenó el jueves la imposición de sanciones económicas contra unas 20 personas del círculo interno de Putin así como contra un banco ruso importante que les da apoyo.

El jefe de gabinete de Putin y cuatro empresarios influyentes que se cree son amigos de toda la vida del gobernante ruso figuran entre los 20 hombres sancionados.

El índice bursátil MICEX bajaba casi 3 por ciento a las dos horas de su apertura del viernes en tanto que la declinación la encabezaban las acciones de compañías de las que son copropietarios los rusos que sancionó la Casa Blanca. El mercado bursátil ruso acumula pérdidas de más de 10 por ciento en lo que va del mes.

Mientras los retrocesos afectaban a las acciones rusas, dos bancos rusos, incluido el Bank Rossiya, al que el Tesoro de Estados Unidos puso en la lista de sancionados, dijeron que Visa y MasterCard les cancelaron el servicio.

Los funcionarios estadounidenses describieron al 15to banco más grande de Rusia, con activos por 12 mil millones de dólares, como "un banco personal para los funcionarios de alto rango de la Federación Rusa".

Los clientes de otro banco ruso, el SMP, descubrieron el viernes al despertar que ya no podían utilizar sus tarjetas de crédito. En un comunicado, el SMP dijo que Visa y MasterCard cancelaron "sin aviso previo" el servicio a los clientes del banco.

Los copropietarios del SMP, Arkady y Boris Rotenberg —hermanos multimillonarios y amigos de la infancia de Putin— fueron blanco de las sanciones del jueves de Estados Unidos.

El SMP, que figura entre las 40 empresas más importantes de Rusia, con activos por 5 mil millones de dólares, dijo que no tenía activos en Estados Unidos y describió como "ilegítimas" las medidas de Visa y MasterCard porque las sanciones no abarcaban a la institución crediticia, a diferencia de sus copropietarios.

Aunque los clientes de ambos bancos no podrán utilizar las tarjetas de crédito respaldadas por Visa y MasterCard para la compra de productos en internet ni retirar efectivo de cajeros automáticos, pero si podrán hacerlo directamente en las instituciones.

En un ánimo tranquilizador, el banco central de Rusia dijo que la inclusión en la lista negra de Rossiya y sus transacciones por parte de las autoridades estadounidenses "no tiene consecuencias serias en la estabilidad de esa institución crediticia".

Sin embargo, agrego que el gobierno podría "adoptar las medidas necesarias para apoyar a la institución así como los intereses de sus ahorradores y acreedores".

Putin ordenó al Banco Central ayudar a los clientes de Rossiya. El gobernante negó que tenga una cuenta allí, y ordenó al Banco Central "tomar bajo protección a los clientes del banco y darles toda asistencia posible".

A pesar de rumores de que Rossiya es el banco de Putin y su círculo de aliados, el mandatario lo calificó de "un banco común y corriente". Dijo que no tenía allí una cuenta que abriría una "a primera hora el lunes" y que allí será depositado su sueldo.

En medio de las señales de que las sanciones han comenzado a tener consecuencias en las actividades diarias en Rusia, la agencia calificadora Fitch, después de Standard & Poor's, advirtió que podría rebajar la calificación crediticia al país.

Fitch dijo el viernes en un comunicado que ha revisado el panorama de la deuda rusa a fin de reflejar las posibles consecuencias de las sanciones en la economía rusa, un día después de que S&P también advirtiera de una rebaja de la calificación crediticia del país.