Mundo

Rousseff y Neves buscan nuevos apoyos para segunda vuelta en Brasil

Este lunes comenzó una reñida campaña para la segunda vuelta por la presidencia de Brasil, con la actual mandataria, Dilma Rousseff, y su rival, Aécio Neves; ambos buscan unirse a Marina Silva para ganar sus votantes.
Reuters
06 octubre 2014 16:56 Última actualización 07 octubre 2014 5:0
BRASIL

Rousseff y Neves compiten por lograr el apoyo de los partidarios de Marina SIlva, la cual quedó fuera de la contienda, para segunda vuelta en Brasil. (Archivo/Reuters)

SAO PAULO/BRASILIA. Este lunes comenzó una reñida campaña para la segunda vuelta por la presidencia de Brasil, con la actual mandataria, Dilma Rousseff, y su rival, Aécio Neves, enfocados en ganarse a los partidarios de la candidata que quedó tercera en los comicios y, por tanto, fuera de la competencia.

Neves, un senador centrista al que no se había tenido muy en cuenta hasta pocos días antes de la votación, protagonizó una gran remontada para lograr la segunda plaza, con el 33.6 por ciento de los sufragios.

Ahora se enfrentará a Rousseff, que tuvo un apoyo del 41.6 por ciento, en una segunda vuelta que se disputará el 26 de octubre. La mandataria sigue siendo favorita gracias a su apoyo duradero entre los pobres, pero Neves está a una distancia peligrosa.

Su nivel de rechazo es menor que el de Rousseff y se espera que concite a la mayoría del 21 por ciento de votantes que respaldó a la tercera en disputa, la ambientalista Marina Silva.

Tras la primera vuelta, tanto Rousseff como Neves cambiaron su foco inmediatamente para intentar ganarse a los seguidores de Silva, que era señalada en los sondeos como posible vencedora en una segunda vuelta, pero que acabó perdiendo apoyos por sus cambios de opinión en temas importantes.

El asesor principal de Rousseff, Gilberto Carvalho, dijo en la noche del domingo que ya había hablado con el presidente del Partido Socialista Brasileño (PSB) de Silva, Roberto Amaral, para pedirle su apoyo.

"Pidió calma y más tiempo para hablar con el partido", comentó Carvalho a los periodistas.

La mayoría de los observadores piensa que Rousseff tiene muy pocas posibilidades de lograr un apoyo formal de Silva, luego de que desplegó una batería de anuncios negativos que contribuyeron a su descalabro.

Altos cargos del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) de Neves confían en un respaldo formal y esperaban reunirse este mismo lunes con el equipo de campaña de Silva, afirmó  una fuente del partido.

Las dos formaciones comparten plataformas amistosas con los mercados muy similares y el jefe de campaña de Silva, Walter Feldman, es un ex líder del PSDB con lazos con el partido.

BATALLA ENTRE DOS VISIONES

El balotaje será una batalla entre dos visiones opuestas para Brasil: el capitalismo de Estado del Partido de los Trabajadores (PT) de Roussseff frente a las políticas promercado prometidas por Neves y el PSDB.

Los dos partidos son archirrivales y entre ellos han gobernado Brasil los 20 últimos años. Rousseff y su formación acusan al PSDB de favorecer a los ricos, una acusación potente en un país en el que más de la mitad de los votantes vive en hogares con ingresos menores a los mil dólares mensuales.

Los sondeos anteriores al domingo mostraban que Rousseff vencería a Neves por 8 puntos de diferencia, pero la espectacular remontada de Neves le ha dado un claro impulso.

Para ganar, Neves deberá distanciarse del recuerdo de la última vez que el PSDB gobernó, entre 1995 y 2002, un periodo con importantes reformas, pero recordado por muchos como un tiempo de alto desempleo y dolorosos recortes presupuestarios.

Rousseff dijo el domingo que los brasileños "no quieren volver al pasado" y llamó al PSDB el partido de la recesión, incluso a pesar de que la economía de Brasil se contrajo bajo su mandato a principios de este año.