Mundo

Rousseff promete reforma política en Brasil

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, dijo que la prioridad en su segundo mandato será la reforma política. En su discurso de victoria, la palabra 'cambio' fue la más pronunciada.
Reuters
26 octubre 2014 18:54 Última actualización 27 octubre 2014 5:0
Dilma Rousseff celebra su reelección como presidenta de Brasil. (AP)

Dilma Rousseff celebra su reelección como presidenta de Brasil. (AP)

BRASILIA. - La presidenta Dilma Rousseff logró extender a cuatro los periodos consecutivos del Partido de los Trabajadores (PT) en el Palacio da Alvorada ayer, al superar en segunda vuelta al socialdemócrata Aécio Neves por 51.64 por ciento de los votos frente a 48.36, en lo que representó, sin embargo, el resultado más estrecho de una elección al Ejecutivo desde que la quinta economía mundial regresó a la democracia en 1985 y cuatro años después Fernando Collor de Mello se impuso a Luiz Inácio Lula da Silva.

En su discurso, la palabra “cambio” fue la más pronunciada. Interrumpida por gritos de sus seguidores, que la llamaban “corazón valiente”, enfatizó que “estoy siendo reconducida a la presidencia para hacer los grandes cambios que la sociedad brasileña exige. Entre las reformas, la primera y la más importante es la reforma política”, afirmó.

Rousseff también reiteró su compromiso de combatir la inflación y de avanzar en el terreno de la responsabiidad fiscal, dos de los puntos que más le han reclamado los mercados y que se consideran ineludibles para que el gigante amazónico recupere el crecimiento.


De su lado, en su feudo de Sao Paulo, Neves, quien por la mañana votó en una escuela de Belo Horizonte, agradeció el respaldo que alcanzó y aseguró que llamó por teléfono a Rousseff para felicitarla y resaltar que “la mayor de sus prioridades debe ser unir a Brasil en torno a un proyecto honrado y que dignifique a todos. Expuso que el medio centenar de millones de sufragios que recibió “apuntarán el camino del cambio” y, en lo personal, aseveró, “más vivo que nunca, más soñador que nunca, dejo esta campaña con el sentimiento de que cumplimos nuestro papel. Cumplí mi misión y mantuve la fe”.

En otros resultados de la jornada, el PMDB aliado de la coalición de Rousseff, que suma nueve institutos, ganó el gobierno estatal de Río de Janeiro con Luiz Fernando Pezao, y también triunfó con José Ivo Sartori en Río Grande do Sul, en cuya capital, Porto Alegre, votó la mandataria acompañada del candidato petista perdedor, Tarso Genro.

De 66 años, Rousseff, que obtuvo 54 millones 495 mil 915 sufragios sobre los 51 millones 36 mil 149 de Neves, apostó a lo largo de la campaña de 111 días por una estrategia de ataque enfocada hacia la primera ronda del 5 de octubre en Marina Silva, la candidata socialista que se desinfló a última hora y después en el abanderado del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) que acabó, comentaba el diario O Globo, con la filosofía de “paz y amor” de su mentor político, Lula, pero que además siempre tuvo el respaldo del 40 por ciento de los habitantes del país que viven con menos de 700 dólares mensuales y se han beneficiado con programas como Hambre Cero y Bolsa Familia, lo mismo que de 40 millones de personas que entraron a la clase media.