Mundo

Rousseff pediría a Mercosur que suspenda a Brasil si es destituida

En el marco de la firma del Acuerdo de París sobre cambio climático, la presidenta Dilma Rousseff indicó que si el juicio político en su contra se consolida, apelaría a una cláusula democrática para que el bloque Mercosur suspenda a Brasil.
Reuters
22 abril 2016 20:50 Última actualización 22 abril 2016 20:51
Dilma Rousseff en la ONU

Rousseff calificó el juicio político en su contra como un "golpe de Estado". (Reuters)

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, denunció el viernes ante una audiencia internacional que el juicio político en su contra es un "golpe de Estado" y agregó que apelaría al bloque Mercosur de países sudamericanos para que suspenda a Brasil si se rompe el proceso democrático.

"Yo apelaría a la cláusula democrática si existe, desde ahora en adelante, una ruptura de lo que considero el proceso democrático", dijo Rousseff a periodistas en Nueva York.

El Mercosur tiene una cláusula democrática que puede ser activada cuando un gobierno electo es derrocado en cualquiera de sus estados miembro, como ocurrió con Paraguay en el 2012. Una violación de la cláusula resulta en la suspensión de las reuniones y también puede llevar a que el país pierda sus beneficios comerciales.


Los comentarios de Rousseff fueron la señal más fuerte hasta el momento de que seguirá luchando contra su destitución si el Senado la remueve de su cargo.

El proceso de juicio político tiene "todas las características de un golpe de Estado" debido a que carece de fundamento legal, afirmó, en un intento por reunir apoyo internacional.

La impugnación ha polarizado al país. Sus partidarios consideran el intento de removerla por violar las leyes de presupuesto como un "golpe de Estado sin armas", mientras que sus opositores dicen que el proceso está en línea con las leyes y la Constitución.

Más temprano el viernes, Rousseff había adoptado un tono más suave durante su presentación ante Naciones Unidas por la firma del Acuerdo de París sobre cambio climático, en la que evitó hablar de un "golpe".

"No puedo concluir mis palabras sin mencionar el grave momento que vive actualmente Brasil", dijo Rousseff en su presentación. "No tengo ninguna duda de que nuestro pueblo será capaz de evitar cualquier retroceso", agregó.

Si el Senado acuerda por una mayoría simple llevarla a juicio, Rousseff sería suspendida de inmediato de sus funciones y el vicepresidente, Michel Temer, asumiría como presidente en funciones.

En una entrevista con el Wall Street Journal publicada el viernes, Temer criticó a Rousseff por buscar apoyo en el exterior y dijo que se estaba dañando la imagen de Brasil, justo cuando el país requiere inversión extranjera para salir de una profunda recesión.