Mundo

Respaldan investigación contra corrupción en Brasil con marcha

Vestidos mayormente con los colores nacionales verde y amarillo, miles de residentes de Río de Janeiro se congregaron frente a la playa de Copacabana.
Reuters
04 diciembre 2016 13:57 Última actualización 04 diciembre 2016 14:1
Etiquetas
Manifestación en Brasil. (AP)

Manifestación en Brasil. (AP)

RÍO DE JANEIRO.- Manifestantes marcharon el domingo en las principales ciudades de Brasil para protestar contra la corrupción gubernamental y una reciente votación en el Congreso que fue percibida ampliamente como un esfuerzo para intimidar a los jueces y fiscales que realizan las investigaciones.

Vestidos mayormente con los colores nacionales verde y amarillo, miles de residentes de Río de Janeiro se congregaron frente a la playa de Copacabana con pancartas con mensajes como "¡Afuera los ladrones!" y "Todos somos Sérgio Moro", el juez que ha supervisado la histórica investigación contra la corrupción que ha enviado a prisión a decenas de políticos y empresarios.

Las manifestaciones, que también se desarrollaron en ciudades como São Paulo y Brasilia, son más pequeñas que algunas de las protestas masivas que tuvieron lugar en Brasil en los últimos años cuando el país cayó en recesión y los ciudadanos se sintieron frustrados por la corrupción.

1
 

 

Manofestacion en Brasil. (Reuters)


Los problemas del país contribuyeron este año a la destitución de la presidenta Dilma Rousseff, impugnada formalmente por violar leyes presupuestarias, y ahora amenazan al Gobierno de su vicepresidente, Michel Temer, su sucesor conservador y un político que para muchos brasileños no inspira esperanzas de un cambio.

"La lucha debe continuar", sostiene Iara Soares, una profesora de 56 años en la marcha junto a la playa en Río. "Necesitamos una renovación real de la clase política", opinó.

Temer, que sucedió a Rousseff en mayo durante los procesos de impugnación, ya ha perdido a cuatro ministros del gabinete por acusaciones de corrupción.

"Nuestros políticos están acostumbrados a hacer lo que sea en su propio interés, no el del pueblo", afirmó Wagner Carneiro, de 51 años, un funcionario público que participó en la marcha en Río.