Mundo

Republicanos son 'ingenuos' sobre fraude electoral, dice Trump

El candidato republicano lanzó una andana de tuits contra su partido, las mujeres que lo han acusado de acoso sexual, la prensa y el vicepresidente Joe Biden e insistió que habrá un gran fraude electoral a favor de Hillary Clinton.
AP
17 octubre 2016 10:41 Última actualización 17 octubre 2016 10:41
Donald Trump (AP)

Donald Trump (AP)

WASHINGTON.- Donald Trump fustigó a los republicanos que intentaron restarle dramatismo a su retórica —luego de que el candidato presidencial republicano afirmó sin pruebas que las elecciones presidenciales del 8 de noviembre estarán "amañadas" en favor de la demócrata Hillary Clinton— y los calificó de "ingenuos", al tiempo que reiteró que el fraude electoral en gran escala es una realidad.

Trump lanzó una andana de tuits contra su partido, las mujeres que lo han acusado de acoso sexual, la prensa y el vicepresidente Joe Biden.

La andanada defensiva, que interrumpió una jornada relativamente calma en la campaña, se produjo en momentos que los republicanos están bajo presión para rechazar las afirmaciones de su candidato de que las elecciones están "amañadas" a favor de Clinton. Existen temores crecientes de que la retórica infundada del candidato atente contra la confianza pública en las elecciones y conduzca a enfrentamientos si pierde.

 El compañero de fórmula de Trump, Mike Pence, declaró que el Partido Republicano "aceptará totalmente los resultados de las elecciones", pero Trump replicó al hombre al que eligió para acompañarlo como vicepresidente.

"¡Por supuesto que hay fraude electoral en gran escala el día de las elecciones y antes! ¿Por qué niegan los dirigentes republicanos lo que sucede? ¡Qué ingenuos!", tuiteó el lunes.


No hay pruebas que respalden la denuncia de fraude electoral. Un estudio de un profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Loyola halló que entre mil millones de votos en todas las elecciones estadounidenses entre 2000 y 2014, se conocieron apenas 31 casos de fraude.

Pence y otros republicanos han tratado de argumentar que Trump trata de decir que la prensa se inclina a favor de los demócratas, sobre todo al publicar denuncias de mujeres de que Trump las asaltó sexualmente.

Trump respondió a las mujeres en uno de sus tuits el lunes: "¡Increíble que estas historias totalmente falsas, 100% inventadas por mujeres (muchas ya demostradas falsas) y difundidas por la prensa tengan impacto!"

En otro tuit, Trump enlazó un videomontaje en el que Biden saluda y abraza a mujeres en varios eventos. Nadie ha acusado al demócrata de conducta sexual impropia, pero sí han llamado la atención sus abrazos prolongados o torpes a mujeres.

Algunos conservadores acérrimos se han visto en la necesidad de refutar las declaraciones del candidato.

"No me parece constructivo hacer de esto un tema de campaña", dijo el representante Steve King en CNN. El derechista de Iowa dijo que si bien comparte los temores de Trump sobre el fraude electoral, reconoce que las denuncias del candidato son "parcialmente infundadas".

"No quiero decir nada en este programa que reste legitimidad a nuestra elección", dijo King.

"Las elecciones están absolutamente amañadas por los medios distorsionados y mentirosos que impulsan a la deshonesta Hillary, pero también en muchos puntos de votación — TRISTE", tuiteó el candidato republicano más tarde el domingo.

Buena parte de la tarea de control de daños recayó en Pence, gobernador de Indiana y que trata de apoyar al volátil Trump sin dañar sus propias posibilidades de alcanzar la presidencia. El domingo, eso implicó distanciarse del candidato sobre la legitimidad de las elecciones del 8 de noviembre, después de que Trump retomara el sábado su afirmación sobre que el FBI debería haber presentado cargos contra Hillary Clinton por emplear un servidor privado de correo electrónico.

"Hillary Clinton debería haber sido procesada y debería estar en prisión. En cambio, se presenta a la presidencia en lo que parecen unas elecciones amañadas", tuiteó Trump el sábado a sus 12 millones de seguidores.

Por su parte, Pence dijo el domingo: "Aceptaremos la voluntad del pueblo estadounidense. Pueden apostar a que sí".

Trump está teniendo problemas para desviar la atención de las crecientes acusaciones sobre que agredió sexualmente a mujeres en formas similares al comportamiento que describió en una conversación grabada en video, que se difundió hace poco.

Eso deja a Pence en una posición en la que debe poner distancia entre él y el hombre que lidera su candidatura.

Todas las notas MUNDO
Estas son las nuevas medidas de seguridad en los aeropuertos de EU
EU congela bienes de presuntos narcotraficantes mexicanos
Diez muertos en operación policiaca en hacienda de Brasil
Trump y el caso ruso, ¿qué desarrollo se puede esperar?
Fiscal denuncia "excesiva" represión de fuerzas del orden en protestas en Venezuela
Trump llama "loco con armas nucleares" a líder norcoreano
Lenín Moreno asume la presidencia de Ecuador
Gobierno catalán reclama formalmente a Rajoy negociar el referéndum
Esto es lo que sabemos del atentado en Manchester
Atacante suicida de Manchester era parte de una red: policía
OTAN acuerda sumarse a la coalición antiyihadista, revela fuente diplomática
Salman Abedi, el "chico callado" que se volvió contra Manchester
Cinco policías kenianos mueren por detonación de artefacto explosivo
5 preguntas que se hacen los brasileños sobre crisis que puede tirar a Temer
Al menos 16 civiles mueren en bombardeos de coalición en Siria
“Nos viene bien la paz”, dice Trump tras reunión con el Papa
Trump alaba a Duterte por "trabajo increíble" en Filipinas: NYT
Macron quiere ampliar el estado de emergencia en Francia
Maduro activa la Constituyente y la Asamblea la rechaza
Alud 'sepulta' parte de la autopista 1 de California
Aeropuerto de Newark es reabierto tras reportarse incendio
Hijo de Ernesto Zedillo rompe récord en Miami... con la venta de su casa
Trump quiere reducir la ayuda de EU para México y Centroamérica
Reino Unido, atento ante la posibilidad de otro ataque inminente
Manchester, cuna de músicos y del marxismo, vuelve al terror