Mundo

Republicanos comienzan a hacer 'las paces' con Trump 

Después de que Trump consiguiera triunfos en las primarias de cinco estados de EU, los líderes republicanos empiezan a aceptar la idea de que él será el nominado y están comenzando a mostrar más apoyo hacia el millonario.
AP
29 abril 2016 20:52 Última actualización 29 abril 2016 20:52
trump

(AP)

WASHINGTON (AP).— Pensaban que era imposible. Algunos aún temen que ocurra. Otros apenas lo pueden creer. Pero los líderes republicanos están comenzando a aceptar la idea de que Donald Trump será el nominado presidencial de su partido.

Después de los contundentes triunfos del empresario en las elecciones primarias de cinco estados del este de Estados Unidos esta semana, un creciente número de líderes republicanos a nivel nacional y legisladores del Partido Republicano en el Capitolio dicen que Trump ha conseguido un indiscutible aire de inevitabilidad.

Algunos argumentan que deberían apoyarlo ahora y abandonar los esfuerzos de "Nunca Trump" que aún alimentan algunos dentro de la dirigencia republicana. Prohijar a Trump, dicen estos republicanos, puede ser la única esperanza del Partido Republicano para bloquear el camino la presidencia de la demócrata Hillary Clinton en noviembre.


"Donald Trump va a ser nuestro nominado", escribió el gobernador de Florida Rick Scott en Facebook esta semana. "Los líderes republicanos en Washington no lo escogieron, pero los votantes republicanos en todo Estados Unidos sí lo eligieron. Los votantes han hablado".

"Los republicanos necesitan ahora unirse", escribió Scott, advirtiendo que esa continua oposición a Trump "no será nada más que una contribución a la campaña de Clinton".

En el Capitolio ha sido marcadamente más fácil encontrar apoyo para Trump.

"No comprendo, es decir, no se trata de 'Nunca Trump'; se trata de 'Nunca Hillary'. Nunca, nunca, nunca Hillary. Por favor. Enfrenten la realidad", dijo el legislador Mike Kelly, de Pennsylvania, quien a inicios de esta semana emitió su voto por Trump, junto con todos los miembros de su numerosa familia y 57 por ciento de los votantes en las primarias republicanas de su estado.

"Nunca he visto a un partido atacar a uno de sus propios candidatos con esta agresividad", dijo Kelly con respecto a figuras de la dirección del partido que se oponen a Trump, lo cual atribuyó a una actitud elitista de Washington desconectada de los votantes.

El senador Orrin Hatch, de Utah, un respetado y antiguo miembro de la cámara alta, apoyó previamente a Jeb Bush y luego al senador federal Marco Rubio, y dijo que no tiene intención de apoyar a Trump. Pero Hatch dijo con respecto a Trump, "me parece que él va aganar, y si lo hace, voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para ayudarlo".

Algunos líderes republicanos han pronosticado que una candidatura de Trump podría significar un desastre electoral, ayudar a los demócratas a recuperar el control del Senado e incluso costar asientos seguros republicanos en la Cámara de Representantes. Para sustentar sus argumentos hacen énfasis en los comentarios despectivos de Trump sobre mujeres y minorías que han contribuido a altos índices desfavorables.

Sigue siendo incierto si Trump juntará los mil 237 delegados necesarios para asegurarse la nominación antes de la convención republicana en Cleveland en julio. Si no lo logra, el senador por Texas Ted Cruz espera hacer jugadas que le permitan ganar la nominación en las rondas de votación. El gobernador de Ohio John Kasich también sigue en la contienda.

placeholder