Represión ya deja 100 muertos en Nicaragua
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Represión ya deja 100 muertos en Nicaragua

COMPARTIR

···

Represión ya deja 100 muertos en Nicaragua

Amnistía Internacional denunció que la simulación del gobierno de Daniel Ortega, alcanza niveles de perversión inconcebibles.

Redacción
01/06/2018
Protestas en Nicaragua.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua canceló el Diálogo Nacional con el gobierno mientras siga “reprimiendo y asesinando” a los manifestantes, en respuesta a los 18 muertos y 79 heridos que la violenta reacción de la policía contra los jóvenes que luchan por la democracia, dejó entre el miércoles y ayer.

El cardenal Leopoldo José Brenes Solórzano, arzobispo de Nicaragua, y otros nueve obispos, condenaron los “hechos violentos perpetrados por grupos armados afines al gobierno” y aseguraron que no se puede reanudar el Diálogo Nacional –del que la Iglesia es mediadora– “mientras al pueblo se le niegue el derecho a manifestarse y es asesinado, en un baño de sangre”.

Los muertos el miércoles durante el Día de la Madre ascienden a 15, diez en Managua y cinco en otras partes del país, así como 79 heridos, luego de que las fuerzas de seguridad y simpatizantes de Ortega atacaran a las marchas que se realizaban para exigir la salida del presidente y su esposa y vicepresidente, Rosario Murillo.

El secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, exigió al gobierno detener la represión de sus opositores, que ha ocasionado ya 100 muertos en un mes y medio de protestas.

Estados Unidos condenó la “respuesta violenta” del régimen de Nicaragua y llamó al diálogo, a través de “negociaciones pacíficas” para poner fin a la crisis en la nación.

Sin embargo, advirtió que los violadores de derechos humanos deberán rendir cuentas a nivel internacional.

La embajada de Estados Unidos en Nicaragua cerró sus puertas por 24 horas debido a la “violencia generalizada” que afecta al país, en las protestas contra el gobierno.

Asimismo, pidió a los ciudadanos estadounidenses alejarse de las marchas y les aconsejó permanecer en sus hogares.