Mundo

Reporte de la ONU confirma uso de gas sarín en Siria

10 febrero 2014 4:9 Última actualización 16 septiembre 2013 10:32

 [Ake Sellstrom, encargado de la investigación, entrega el reporte a Ban Ki-moon, secretario general de la ONU / Reuters]  


Reuters

Naciones Unidas.- Una fotografía del jefe del equipo de investigación de armas químicas de la ONU Ake Sellstrom cuando entregaba su informe sobre el ataque con gas del 21 de agosto en suburbios de Damasco muestra que el reporte confirma el uso del elemento letal sarín.
 
"En base a la evidencia obtenida durante la investigación del incidente en Ghouta, la conclusión es que han sido usadas armas químicas en el actual conflicto entre las partes en la República Árabe Siria (...) contra civiles, incluidos niños, en una escala relativamente amplia", indica el reporte.

"En particular, las muestras ambientales, químicas y médicas que hemos recolectado brindan una evidencia clara y convincente de que fueron usados cohetes desde tierra hacia tierra que contenían el agente nervioso sarín", agrega.

La imagen divulgada por Naciones Unidas muestra a Sellstrom entregando el reporte, que será dado a conocer oficialmente más tarde el lunes, al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. Cuando se amplía la foto, algunos contenidos pueden leerse claramente.

Los resultados de la investigación de Sellstrom no son sorprendentes. Hace varias semanas, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, anunció que se había usado gas sarín en el ataque con armas químicas en la región de Ghouta, cerca de Damasco.

No está claro si el informe incluirá detalles que sugieran culpabilidad, ya que el pedido a Sellstrom se limita a investigar los hechos, no a asignar responsabilidades.

Algunos diplomáticos occidentales han dicho bajo condición de anonimato que la información sobre el tipo de armas y otros detalles que Sellstrom tendría podrían apuntar a una responsabilidad del Gobierno sirio en el ataque.

Siria y Rusia han culpado del ataque del 21 de agosto a los rebeldes que luchan desde el 2011 por derrocar al presidente Bashar al-Assad. Por su parte, los rebeldes, Estados Unidos y otras potencias occidentales responsabilizan a las fuerzas leales a Assad.