Mundo

Renzi, a prueba en Italia el domingo

El partido del primer ministro italiano espera ganar en las regiones centrales de Toscana, Umbria y La Marca, así como Puglia en el sureste; por otra parte y alentado por el éxito de Podemos en España, el Movimiento 5 Estrellas espera que se repita en las urnas el desencanto con los partidos tradicionales.
Agencias
28 mayo 2015 21:30 Última actualización 29 mayo 2015 5:0
Matteo Renzi

Matteo Renzi enfrentará su mayor prueba electoral el domingo en siete de las 20 regiones y más de mil municipios del país. (Reuters)

ROMA. El Partido Democrático (PD) del centro izquierdista primer ministro de Italia, Matteo Renzi, enfrentará su mayor prueba electoral el domingo en siete de las 20 regiones y más de mil municipios del país desde que ganó la votación parlamentaria europea de 2014, con las esperanzas puestas en una incipiente recuperación económica.

Con la tercera economía de la Eurozona logrando su mejor desempeño en tres años, al crecer 0.3 por ciento en el primer trimestre, lo que debería sentar las bases para un aumento del PIB de 1.4 por ciento en 2016, destacó Financial Times, gracias a reformas que van del mercado laboral al sistema judicial y electoral, el PD de Renzi, exalcalde de Florencia de 40 años, espera ganar en las regiones centrales de Toscana, Umbria y La Marca, así como Puglia en el sureste.

Sin embargo, están en juego Campania en el sur y Liguria al noroeste, mientras que el Veneto, al noreste, sería conservado por la antimigrante y euroescéptica Liga Norte. Alentado por el éxito de Podemos en España, el Movimiento 5 Estrellas del comediante Beppe Grillo espera que se repita en las urnas el desencanto con los partidos tradicionales.

Uno de los desafíos que Renzi enfrenta es su apoyo al candidato oficialista a la presidencia de Campania, Vincenzo De Luca, exministro en el gobierno de Enrico Letta y quien tendría vínculos con la mafia. De Luca espera el resultado de su apelación en una corte por abuso de poder al licitar una planta local para incinerar basura en 2008.