Mundo

Referéndum de Crimea fue amañado por Rusia: ONU

El informe del organismo indica que los comicios sobre la independencia de la región fueron realizados en medio de una serie de irregularidades como violaciones a los derechos humanos, influencia de grupos paramilitares y censura.
Notimex
15 abril 2014 10:8 Última actualización 15 abril 2014 11:32
Algunos manifestantes muestran también mensajes en los que apuntan: “Crimea es tierra rusa”. (Reuters)

Algunos manifestantes muestran también mensajes en los que apuntan: “Crimea es tierra rusa”. (Reuters)

GINEBRA.- El referéndum independentista realizado en Crimea fue amañado por Rusia, que reprimió activamente a los disidentes y al sentimiento antiruso antes de la consulta, aseguró un informe de Naciones Unidas.

El informe indica que el "referéndum del 16 de marzo planteó una serie de preocupaciones en términos de respeto de los derechos humanos".

El informe preliminar fue hecho por Ivan Simonovic, Secretario General Adjunto de la ONU para Derechos Humanos, quien visitó ese país 21 y 22 de marzo, fechas en que recibió “numerosas denuncias de fraude electoral".

Se precisa que con la información disponible e informes de representantes de la sociedad civil en Crimea, se plantean inquietudes sobre el respeto a las normas de derechos humanos y sobre la libre comunicación de información.

El documento abunda en restricciones a la libertad de prensa, que incluyen amenazas y agresiones contra periodistas y censura a los canales de televisión ucraniana.

Los informes incluyen casos de secuestro, detención ilegal y tortura por parte de grupos armados no identificados, así como acoso y violencia contra manifestantes pacíficos.

Sobre la presencia de los grupos paramilitares y los soldados sin identificación, el informe indica que éstos no propiciaron un entorno favorable para que se ejerciera la elección libremente.

De acuerdo a los resultados de dicho referéndum, 97 por ciento de votantes apoyó la reunificación con Rusia, y tras la solicitud respectiva, el presidente ruso firmó un decreto el 21 de marzo que ratifica la reunificación que incluyó a la ciudad de Sebastopol.