Mundo

Rebeldes sirios se
retiran de Homs,
cuna de la insurgencia 

La retirada, acordada entre las fuerzas insurgentes y gubernamentales, implica una victoria simbólica del presidente Bashar al-Assad, de cara a las elecciones que se celebrarán el 3 de junio.
Reuters
07 mayo 2014 11:23 Última actualización 07 mayo 2014 11:53
 [Reuters] Assad emitió su declaración en momentos en que el ministerio de Salud de Siria elevó a 49 la cifra de fallecidos a causa del atentado explosivo. 

Un total de mil 900 personas, en su mayoría combatientes rebeldes, estaban siendo evacuadas. (Reuters/Archivo).

BEIRUT.- Rebeldes sirios comenzaron a retirarse del corazón de la ciudad de Homs, una de las cunas de la revuelta contra el presidente Bashar al-Assad, lo que implica una victoria simbólica del mandatario a menos de un mes de su posible reelección.

Dos autobuses con los primeros de cientos de combatientes abandonaron el centro de la ciudad sitiada en una retirada acordada entre los insurgentes y las fuerzas leales a Al-Assad.

El acuerdo también incluye la liberación de personas mantenidas cautivas por los rebeldes en las provincias de Aleppo y Latakia, y el alivio de la presión rebelde en dos localidades chiíes sitiadas por los insurgentes en el norte de Siria.

Los combatientes, en su mayoría suníes, habían creado un bastión en la Ciudad Vieja de Homs y los distritos cercanos pese a tener problemas de suministro, falta de armas y ser blanco de bombardeos de las fuerzas oficiales durante más de un año.

Activistas dijeron que un total de mil 900 personas, en su mayoría combatientes rebeldes, estaban siendo evacuadas, comenzando por 600 insurgentes heridos y parientes civiles.

A diferencia de la evacuación de civiles realizada en febrero, las fuerzas de seguridad no realizaron detenciones y permitieron el transporte de armas livianas, dijeron activistas.

La evacuación se produce tras meses de victorias del Ejército sirio respaldado por su aliado libanés Hezbollah a lo largo de un corredor estratégico que une la capital con Homs y la zona en que prevalece la minoría alauita, a la que pertenece Assad y que es una rama del islam chií.

La ciudad de Homs es apodada la "capital de la revolución" desde que manifestantes comenzaron a oponerse al gobierno de al-Assad en 2011.

La toma de Homs consolidaría el control militar del mandatario de cara a las elecciones que se celebrarán el 3 de junio, donde es altamente probable que al-Assad obtenga la victoria.

En lo que va de la guerra civil, han muerto más de 150 mil personas y millones han huido de sus casas. Los combates suelen causar más de 200 muertes diarias.