Mundo

Rebelde islamista pide perdón por destrucción de santuarios en Tombuctú

Ahmad al-Faqi al-Mahdi pidió perdón y dijo que se dejó llevar por la "oleada de maldad" de los grupos islamistas Al Qaeda y Ansar Dine, que tomaron el control brevemente de Tombuctú durante el enfrentamiento.
Reuters
22 agosto 2016 7:56 Última actualización 22 agosto 2016 7:57
Tombuctú

Mahdi lideró un grupo que destruyó nueve mausoleos y la puerta de una mezquita. La mayoría de lugares data de la época dorada de Mali en el siglo XIV. (Reuters)

ÁMSTERDAM.- Un exrebelde islamista admitió la destrucción de los sitios sagrados de Tombuctú durante el conflicto de Mali en el 2012 y se disculpó al inicio de su juicio el lunes en la Corte Penal Internacional, un proceso en el que califica por primera vez los ataques contra el patrimonio cultural como un crimen de guerra.

Ahmad al-Faqi al-Mahdi pidió perdón y dijo que se dejó llevar por la "oleada de maldad" de los grupos islamistas Al Qaeda y Ansar Dine, que tomaron el control brevemente de Tombuctú durante el enfrentamiento.

"Este es el primer y último acto ilícito que cometeré", dijo Mahdi en la corte de La Haya. "Lamento lo que le he causado a mi familia, mi comunidad en Tombuctú y mi país Mali", agregó.

Mahdi podría ser el primer condenado por cargos relacionados al islamismo por parte de la corte internacional, que solo ha logrado otras tres condenas en sus 14 años de fundación.

Autoridades de justicia dijeron que el juicio procedería pese a la confesión de Mahdi, debido a que los magistrados todavía necesitan hallarlo culpable.

Fiscales dijeron que Mahdi lideró un grupo que destruyó nueve mausoleos y la puerta de una mezquita. La mayoría de lugares data de la época dorada de Mali en el siglo XIV, cuando el país era un núcleo de comercio y el centro del Islamismo sufí.

En el desarrollo de la audiencia, la fiscal Fatima Bensouda comparó los ataques a la destrucción de monumentos en la ciudad siria de Palmira por parte ISIS y de las estatuas Bamiyan Buddha en Afganistán por parte de talibanes en 2001.

Mahdi enfrenta a una sentencia de un máximo de 30 años de cárcel, aunque los fiscales prevén solicitar una condena más baja, dada su cooperación.

>