Mundo

Rajoy-Sánchez en un ríspido debate

Mariano Rajoy del Partido Popular y Pedro Sánchez, líder del Partido Socialista Obrero Español tuvieron un debate en vísperas de las elecciones generales del próximo domingo.
Agencias
14 diciembre 2015 22:58 Última actualización 15 diciembre 2015 5:0
Los candidatos durante el debate  que fue televisado. (Reuters)

Los candidatos durante el debate que fue televisado. (Reuters)

MADRID.- La economía y la corrupción fueron los temas que centraron el debate de más de dos horas, entre el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, del Partido Popular (PP), y Pedro Sánchez, líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), las principales fuerzas políticas en España en vísperas de las elecciones generales del próximo domingo.

Ante el riesgo de que el bipartidismo se rompa en el país por la aparición de nuevas fuerzas políticas: Podemos y Ciudadanos, Rajoy se aferró en el debate televisado a comentar la recuperación económica para convencer a los votantes de que le den otros cuatro años de mandato para continuar con las reformas.

“Mi objetivo será crear empleos”, agregó en su primera intervención. “El trabajo dará seguridad a los españoles y garantizará un buen sistema de pensiones y servicios sociales”, añadió.

En su oportunidad, Sánchez acusó a Rajoy de utilizar la mayoría del PP en el Congreso para acabar con las pensiones y el Estado del Bienestar, con sus ajustes en sanidad y educación.

El líder del PSOE, cuyo partido sería el segundo más votado tras el PP el próximo domingo, pero en estrecha pugna con Ciudadanos y Podemos, reprochó al presidente del gobierno solicitar un rescate bancario, mientras abandonaba a los ciudadanos.

Propuso revertir la reforma laboral, que daña a los trabajadores, y no permitir más recortes al Estado del Bienestar.

INDECENTE 

El debate alcanzó su momento más ríspido, con el tema de la ceorrupción, la segunda preocupación de los españoles tras el desempleo.

Rajoy presumió de su honradez ante Sánchez, que le acusó de “no ser decente” y le recordó los procesos judiciales por corrupción contra el extesorero del PP, Luis Bárcenas, y el exvicepresidente del gobierno, Rodrigo Rato.

“Jamás me ha citado nadie en ningún juzgado ni jamás me acusó nadie de apropiarme de nada. No me dedico a la política por dinero”, dijo Rajoy.

“Si usted creía que yo tenía que haber dimitido, tenía que haber presentado una moción de censura”, añadió, calificando la acusación de Sánchez de “ruin, mezquina y miserable”.

Sobre el tema de Cataluña, Rajoy defendió la unidad de España, mientras Sánchez propuso un estado federado para el país.

Todas las notas MUNDO
'Obamacare' toma respiro cortesía de Trump
Muro de Trump podría ser virtual
Países americanos llaman a Venezuela a fijar elecciones
Hotel de Trump no viola contrato de alquiler: funcionarios
EU busca endurecer criterios para entregar visas
Así respondieron las aerolíneas al veto de laptops
No hace falta un muro, demografía latina reducirá inmigración
Votación de plan de salud es aplazada en revés para Trump
Atacante nació en Reino Unido y era conocido por inteligencia: May
Identifican al atacante de Londres
Líder demócrata en Senado bloquea nominación de Gorsuch a Suprema Corte de EU
Turquía quiere evitar el veto de laptops en Turkish Airlines
Cristina Kirchner irá a juicio oral por caso financiero
Países exhortarán a Venezuela a restablecer 'normalidad democrática': Videgaray
Cambios a ley de salud golpeará a millones de estadounidenses: Obama
Detienen en Bélgica a conductor que intentaba arremeter contra muchedumbre
Matan a exlegislador ruso en Ucrania
Esto es lo que sabemos del ataque en Londres
Londres mantiene nivel de amenaza de atentados en "severo"
Suma cinco muertos ataque "terrorista" en Londres
Trump reconfortado por declaración de legislador republicano sobre escuchas
Embajada mexicana en Reino Unido activa protocolo de emergencia
Muerte del líder de ISIS es 'cuestión de tiempo': Tillerson
Macron amplía su ventaja en la carrera presidencial de Francia
Parlamento de Escocia suspende debate sobre independencia tras ataque en Londres