Mundo

Rajoy pone manos a la obra en busca de alianzas para gobernar 

Mariano Rajoy, presidente del gobierno español, inició un proceso de diálogo con las fuerzas políticas del país para lograr una coalición que permita formar gobierno, luego de los fragmentados resultados de las elecciones del domingo.
Reuters
21 diciembre 2015 20:28 Última actualización 21 diciembre 2015 20:29
Mariano Rajoy, presidente del gobierno español. (Reuters)

Mariano Rajoy, presidente del gobierno español. (Reuters)

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ya está en busca de acuerdos para formar una coalición que ofrezca estabilidad política al país en los próximos cuatro años, aunque reconoció que será una tarea complicada.

El conservador Partido Popular (PP) de Rajoy obtuvo la mayoría de votos en las elecciones del domingo, pero quedó bastante lejos de los 176 escaños necesarios para una mayoría parlamentaria que le permitiría gobernar, viéndose obligado a buscar pactos con otros grupos políticos.

Las dos principales formaciones de izquierda de España -los socialistas de oposición del PSOE y Podemos- ya adelantaron que no apoyarían a un gobierno encabezado por el PP, lo que complica los intentos de Rajoy para encontrar aliados y formar un coalición gobernante.


"El PP considera que tiene una responsabilidad y un mandato de iniciar un proceso de diálogo y explorar la viabilidad de un Gobierno estable que pueda ofrecer la certidumbre necesaria tanto dentro como fuera de España", declaró Rajoy en una rueda de prensa tras reunirse con dirigentes de su organización política.

Asimismo afirmó que tendría la mente abierta durante las negociaciones para forjar una alianza de Gobierno.

El PP necesita el respaldo de la mayoría absoluta del Congreso para formar gobierno en una primera votación, pero la ley establece que la mayoría simple es suficiente en una segunda votación, lo cual podría conseguir con la abstención de Ciudadanos y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

El nuevo partido Ciudadanos, que el domingo quedó cuarto en las preferencias, dijo que se abstendría para permitir la formación de un Gobierno.

El presidente del Gobierno también indicó que lo peor que le podría suceder al país es que no se pueda gobernar.

"España no puede permitirse un periodo de indefinición política que dé al traste con los avances que se han conseguido en estos años. Por eso vamos a abordar este diálogo con generosidad, amplitud de miras y con la vista puesta en el interés general de España", afirmó.

Rajoy estableció el 13 de enero, cuando se debe constituir el parlamento, como plazo para una primera ronda de contactos.