Mundo

Rajoy augura un difícil segundo mandato en España y ofrece diálogo

El presidente del gobierno español en funciones ofreció un "gobierno abierto y de diálogo", y pidió ser investido porque "España no admite más demoras", tras diez meses de bloqueo político que ya amenazan con hacer resentirlo en la economía.
AFP
26 octubre 2016 13:57 Última actualización 26 octubre 2016 13:58
Mariano Rajoy

Mariano Rajoy solicitó la confianza del Parlamento para formar gobierno en España. (Reuters)

MADRID.- Mariano Rajoy reconoció que le espera un gobierno en minoría complicado que tendrá que negociar cada ley con sus adversarios, al solicitar la confianza del Parlamento para formar un nuevo ejecutivo, lo que lograría el próximo sábado.

"Cualquier ley (...) tendrá que ser fruto del acuerdo, de la negociación y del entendimiento", señaló Rajoy, de 61 años, al admitir que "cada día tendremos que construir una mayoría para la gobernabilidad", en su discurso ante la Cámara de los diputados (cortes españolas).

"No sé qué dificultades surgirán en el camino del futuro gobierno, sin duda no serán pocas, ni pequeñas. Mi partido y yo mismo estamos todos dispuestos a afrontarlas y a soportar los sacrificios que sean necesarios", afirmó.

Ofreciendo un "gobierno abierto y de diálogo", el jefe de gobierno saliente pidió ser investido porque "España no admite más demoras", tras diez meses de bloqueo político que ya amenazan con hacer resentirlo en la economía.

El tiempo apremia además porque el lunes vence el plazo tras el cual, de no haber un nuevo gobierno, se disolvería el Parlamento y se convocarían elecciones legislativas, las terceras en un año.

Pero Rajoy, en el poder desde 2011, confía en ser investido gracias a los "cambios relevantes que mejoran la situación política", según dijo en referencia a la decisión de los socialistas de permitir un nuevo gobierno conservador.

Tras meses de un "No" rotundo a Rajoy, los socialistas giraron 180 grados en su posición, en medio de una crisis interna que llevó a su secretario general a dimitir empujado por miembros críticos que impusieron el levantamiento del veto a Rajoy.

No obstante, se prevé que Rajoy fracase en una primera votación, la tarde del jueves tras el debate en el Parlamento de 350 diputados, dado que los 137 escaños de su Partido Popular más los 32 de los liberales de Ciudadanos no alcanzan la mayoría absoluta necesaria.