Mundo

¿Qué falló en  los pronósticos del
empate electoral en GB?

A un día de los comicios en Gran Bretaña, muchos expertos aseguraban que el laborista Ed Miliban tendría una competencia bastante cerrada con David Cameron.
Gabriel Moyssen
11 mayo 2015 21:37 Última actualización 12 mayo 2015 5:0
David Cameron acompañado de su esposa, tras los comicios de ayer. (Reuters)

David Cameron acompañado de su esposa, tras los comicios. (Reuters)

Lejos de las explicaciones que dieron las firmas encuestadoras sobre el amplio triunfo de David Cameron, argumentando que “hubo muchos partidos en la contienda” ––cuando pronosticaron un gobierno de minoría y un Parlamento dividido–– Moon of Alabama aventura que la estrategia conservadora se basó en promover la creencia de que las posibilidades del laborista Ed Miliband para superar al primer ministro eran reales.

Así, se logró movilizar a los electores marginales o indecisos con el fantasma de un Miliband cargado a la izquierda, que a la vez se vio obligado a suavizar su plataforma para sostener la ventaja o el empate técnico que exhibían los sondeos.

Un ejemplo de esta táctica se registró en los comicios alemanes federales de 1965, para asegurar la victoria del jefe de gobierno democristiano Ludwig Erhard frente a Willy Brandt, del Partido Socialdemócrata (SPD); las encuestadoras hablaron de una carrera muy cerrada, aunque el resultado en el Bundestag fue de 251 a 217 curules para Erhard.

En marzo, el premier israelí Benjamin Netanyahu también la habría usado para imponerse a Isaac Herzog, tras recalcar el “gran peligro” que representaba.

Después de la renuncia de Miliband al liderazgo laborista, Tony Blair dio su receta a los aspirantes a sucederlo: hay que correrse al centro, aunque en el camino ––añade MoA–– se pierdan la identidad y las verdaderas iniciativas de cambio, como las perdió el SPD.