Mundo

Putin cancela feriados de Año Nuevo de ministros por crisis económica 

El presidente ruso canceló las celebraciones que van del 1 al 12 de enero, cuando los empleados de empresas estatales rusas tienen derecho a descansar. Vladimir Putin dijo que los ministros del gabinete no deben tomarse días libres, porque no pueden darse ese lujo.
AP
25 diciembre 2014 12:40 Última actualización 25 diciembre 2014 12:44
Vladimir Putin

"Para el gobierno, para sus agencias, no podemos darnos el lujo de un feriado largo, al menos este año; ya saben a qué me refiero", dijo el presidente de Rusia. (AP)

MOSCÚ.- El presidente ruso Vladimir Putin canceló los feriados de Año Nuevo para sus ministros debido a la crisis económica que abruma al país.

Los empleados de empresas rusas en todo el país tienen derecho a días feriados del 1 al 12 de enero, cuando los rusos celebran en nuevo año, el principal día festivo en el país, así como la Navidad de la Iglesia ortodoxa el 7 de enero.

Putin expresó el jueves en una sesión televisada del gobierno que los ministros del gabinete no deben tomarse días libres.


"Para el gobierno, para sus agencias, no podemos darnos el lujo de un feriado largo, al menos este año; ya saben a qué me refiero", dijo.

El primer ministro Dimitri Medvedev dijo el jueves a los ministros del gabinete que espera se mantengan al tanto de la situación incluso durante "los primeros días del año".

La economía rusa, abrumada por los bajos precios del petróleo y las sanciones occidentales, podría entrar en recesión en 2015 por primera vez en seis años, mientras que su moneda, el rublo, ha perdido más de la mitad de su valor.

El rublo logró recuperarse modestamente la semana pasada y se negociaba 2.0 por ciento más a 52 por dólar el jueves, de 80 previamente este mes.

El Banco Central ruso anunció el jueves que las reservas del país habían caído por debajo de 400.000 millones de dólares por primera vez desde agosto de 2009, porque el gobierno ha estado vendiendo divisas en el mercado para apoyar el rublo.

La estabilización del rublo, una de las divisas de peor rendimiento este año tras la pronunciada baja en los precios del crudo y las sanciones impuestas a Rusia, es una prioridad para las autoridades monetarias del país. El Banco Central aumentó en semanas recientes su tasa de interés clave a 17 por ciento y dijo que ofrecerá préstamos en dólares y euros a bancos para que puedan ayudar a los principales exportadores, que necesitan divisas extranjeras para financiar sus operaciones.

Muchas compañías rusas han perdido el acceso a los mercados de capital occidentales tras las sanciones impuestas por su comportamiento en Ucrania.