Mundo

Protestan miles de argentinos contra gobierno, pese a luto nacional

10 febrero 2014 5:2 Última actualización 08 agosto 2013 20:59

 [Bloomberg]


 
 
Notimex
 
 
Miles de argentinos realizaron hoy un 'cacerolazo' para protestar contra el gobierno de la presidente Cristina Fernández, en medio de una polémica por el duelo nacional emitido tras la explosión que dejó 10 muertos en la ciudad de Rosario.
 
 

La manifestación, que fue la cuarta en su tipo en menos de un año, volvió a llevarse a cabo sin una demanda concreta más allá de múltiples cuestionamientos al gobierno de Fernández.
 
 
Corrupción, inseguridad, inflación, la restricción a la compra y venta de dólares y los supuestos ataques al Poder Judicial fueron algunas de las principales quejas de los manifestantes.
 
 
El primer 'cacerolazo, convocado a través de las redes sociales e impulsado por la prensa opositora, se realizó el 13 de septiembre de 2012 y sorprendió tanto al oficialismo como a la oposición por su capacidad de convocatoria.
 
 
Ese día, cientos de miles de personas se manifestaron en el centro de Buenos Aires y en las principales ciudades del país, sin embargo, a menos de dos meses, el 8 de noviembre, la asistencia fue mayor.
 
 
Para entonces el efecto sorpresa se había diluido y lo único que dejó en claro el "cacerolazo" fue la polarización política que priva en una Argentina en la que el gobierno es repudiado por el 50 por ciento de los ciudadanos.
 
 
El "cacerolazo" se repitió el 18 de abril pasado, pero no tuvo mayor impacto político, ya que este tipo de manifestaciones dejaron de representar el fin anticipado de un gobierno, como ocurrió en diciembre de 2001 con Fernando de la Rúa.
 
 
Los 'cibercaceroleros', como se denominan los organizadores de las marchas, se negaron a cancelar la protesta de este jueves, pese a que así lo recomendaron incluso los propios políticos.
 
 
La marcha fue ensombrecida por la tragedia ocurrida el martes pasado en Rosario, cuando el estallido de un edificio por una fuga de gas provocó la muerte de 10 personas y la desaparición de otras 11 que todavía son buscadas.
 
 
Pese al luto nacional y la cancelación de las campañas políticas rumbo a las elecciones primarias de candidatos a legisladores del próximo domingo, los organizadores se negaron a postergar su protesta.
 
 
De hecho, impugnaron que la presidenta Fernández hubiera viajado a Rosario y advirtieron: "no queremos que el gobierno siga utilizando las tragedias" para sacar beneficios políticos.
 
 
Aunque varios de los manifestantes criticaron el uso político de la figura del Papa Francisco, el primer Pontífice argentino, en la marcha aparecieron carteles del jerarca de la Iglesia Católica con la leyenda "hagan lío", que dijo durante su viaje a Brasil.